Home > CANCIONES INFANTILES COPIA

CANCIONES INFANTILES COPIA

Page 1
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
PATRIMONIO HISTÓRICO ESPAÑOL DEL JUEGO Y DEL DEPORTE: CANCIONES INFANTILES
Autoras: Maria Guti��rrez Arribas Lorena Izquierdo Crespo Silvia Ibiricu Arana

Page 2
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ÍNDICE 1. HISTORIA DE LAS CANCIONES INFANTILES 2. Vol��men 1 Donde vas Alfonso XII Las palabritas Ya ha pasado el mes de mayo En el balc��n de palacio Mañanita de San Juan San Seren��n El p��jaro verde La jerigonza Otro d��a de mañana Adelardo, Adelardo La torre en guardia En Sevilla un Sevillano Al pase��to de oro Por estarte peinando En casa del t��o Vicente Yo me quer��a casar Que llueva, que llueva Me cas�� mi madre Quisiera ser tan alto Papa, si me deja Oliv��, Bov�� Ant��n Pirulero La viuda del conde laurel En la calle del turco En los palacios del rey 3. Vol��men II Mi abuelo ten��a un huerto Estaba el señor don gato Estaba una pastora Debajo un bot��n A atocha va una niña Santa Elena Mambr�� se fue a la guerra San Jos�� Carpintero En Madrid hay un palacio Pajarito que cantas

Page 3
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
Tarant��n Campana sobre campana Dime niño, ¿de quien eres? Arri��n En el campo nacen flores Madre, a la puerta A bel��n pastores La tarara O que buen amor saber yoglar El perro de San Roque El labrador y la virgen A Bel��n camina ¡Ay del chiquirrit��n! A la nanita nana El bonetero de la traper��a 4. Vol��men III La zorra Vitor, vitanda La perra de la Isabel Guerra ten��a una parra Muerto le llevan Disparates En San Fernando Basilisa Gloria ¿C��mo te va? Muerte de Pepito Soledad de la virgen El marqu��s de Mochales A la una nac�� yo El cielo esta�� Arroz con leche Padre nuestro chiquit��n Soy la reina de los mares Al pasar por una lancha De Madrid han venido A la orilla del mar A la lim��n Cucu Me han dicho Vamos a Le��n

Page 4
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
5. Vol��men IV (Cuentos) El sastre y la comida El gallo cap��n La mariposita Jes��s de nazareno Las brujas y el cheposo Perico el de los palotes El cura y el Volatinero El t��o pelostuertos Porra dale El rat��n de campo El gallo quirico El zagal y los frailes El pr��ncipe rana Piel de asno Pulgarcito La raposa y la cig��eña Los cinco cabritos La niña sin brazos El sastre y las guindas Cabecita de ajos 6. Bibliograf��a 7. Índice de ilustraciones

Page 5
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
1. HISTORIA DE LAS CANCIONES INFANTILES
Es la canci��n un ejercicio de la memoria, de la vivencia, de la emoci��n, de la m��sica. Se transmite de padres a hijos, de abuelos a nietos, de unas generaciones a otras; se transmite oralmente, es decir, de boca a boca, cant��ndolas, repiti��ndolas y aprendi��ndolas. Y estos mecanismos de transmisi��n de las canciones han sufrido en nuestros d��as profundas transformaciones con la aparici��n de los medios de comunicaci��n, como la radio, los tocadiscos, los magnet��fonos, la televisi��n��, que difunden las canciones para que vayan a alojarse en la memoria de las gentes�� (Puerto, 1998, p. 6). Se parte de la premisa que a pesar de las voces levantadas en torno a que las canciones tradicionales y populares ya no tienen la difusi��n de antaño, y que los modernos medios de comunicaci��n presentan otras propuestas, en realidad, en la familia y la escuela – de boca a boca o en audio, ��stas siguen, hoy por hoy, predominando. Por lo que las nuevas canciones de autores, u otras alternativas de distracci��n conviven con las tradicionales, sin ning��n problema, o incluso las reproducen de forma importante. Como segunda premisa se considera que a los infantes pequeños les agrada que se les cante, y a��n antes de entender el significado o reflexionar sobre el mismo, perciben el lenguaje de los gestos y movimientos, as�� como la entonaci��n, el ritmo y la cadencia del adulto que les habla o canta. Por lo que cabr��a pensar que la letra es s��lo una parte de la canci��n, y que hasta determinada edad ��sta no es supuestamente comprendida, pero es m��s, si se aprenden

Page 6
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
cuando no se entienden, quiz��s se repitan sin pensar en ellas; en principio el gusto tiene que ver con lo afectivo y sensorial, m��s que con los contenidos y mensajes. Sin embargo, los mensajes de las letras algo han de influir en la construcci��n de las nociones socioculturales en las mentes infantiles, en todo caso, no cabe duda que est��n ah��, y no son en modo alguno inocuos. Por su parte, ��La m��sica es un sentimiento que brota del coraz��n de los hombres, es el lenguaje m��s universal, y adem��s tiene efectos tranquilizantes. El beb�� capta muy bien la magia de las nanas, porque su mundo es fundamentalmente m��gico, y ��stas le ayudan a estimular su fantas��a. Los padres pueden individualizarlas utilizando el nombre de su hijo o hija, sus juguetes favoritos, etc.�� (Men��ndez–Ponte y Serna, 1999, p. 7). Para los niños la canci��n es un medio de aprender jugando y tambi��n de calmarse. Observa a tu pequeño cuando tiene sueño, y mira c��mo agita los brazos o golpea un objeto contra otro para hacer ruido cuando quiere jugar. Procura reforzar esos momentos, participando activamente en ellos. Son los mejores para introducir canciones infantiles y rimas. Los pequeños aprenden mediante el juego y la m��sica y las rimas de las canciones populares les ayudan a reforzar el recuerdo y el aprendizaje. Por eso en muchos pa��ses los niños recitan la tabla de multiplicar convirti��ndola en una canci��n

Page 7
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
2. VOLÚMEN I
Ilustraci��n nº 2

Page 8
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
DONDE VAS ALFONSO XII
D��nde vas Alfonso XII, donde vas triste de ti, voy en busca de Mercedes, que ayer tarde no la vi, que ayer tarde no la vi; Si Mercedes ya se ha muerto, muerta esta que yo la vi, cuatro duques la llevaban, por las calles de Madrid, por las calles de Madrid; Su carita era de cera, sus manitas de marfil, y el manto que la cubr��a, era rico carmes��, era rico carmes��; Las farolas de palacio, ya no quieren alumbrar, porque se ha muerto Mercedes, y luto quieren llevar, y luto quieren llevar; Los caballos de palacio, ya no quieren pasear porque se ha muerto Mercedes, y luto quieren llevar, y luto quieren llevar;

Page 9
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LAS PALABRITAS
Estas doce palabritas, dichas y retorneadas, dime las doce, los doce ap��stoles, las oncemil v��rgenes, los diez mandamientos, los nueve meses, los ocho gozos, los siete dolores, las seis candelas, las cinco llagas, los cuatro evangelistas, las tres personas, de la sant��sima trinidad, las dos tablas de Mois��s, donde Cristo nuestro bien puso los pies, la una que naci�� en bel

Page 10
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
YA HA PASADO EL MES DE MAYO
Ya ha pasado el mes de mayo, ya ha pasado el mes de mayo, y tambi��n la primavera, y tambi��n la primavera; cuando los pobres soldados, cuando los pobres soldados, caminan para la guerra, caminan para la guerra; unos r��en y otros cantan, unos r��en y otros cantan, y otros se mueren de pena, y otros se mueren de pena; el que va detr��s de todos, el que va detr��s de todos, es el que m��s pena lleva, es el que m��s pena lleva; le pregunta el capit��n, le pregunta el capit��n, c��mo llevas tanta pena, c��mo llevas tanta pena; es por padre o es por madre, o es por venir a la guerra; no es por padre ni es por madre, ni por venir a la guerra, ni por venir a la guerra; es por una muchachita, es por una muchachita, que la he quedado enferma, que la he quedado enferma; en el medio del camino, en el medio del camino, se presenta una manera, se presenta una manera; qu��tate del sol manera, qu��tate del sol manera, no me vengas a matar, no me vengas a matar; no te vengo a matar, no te vengo a matar, que te vengo a decir, que te vengo a decir, que tu novia ya se ha muerto, que tu novia ya se ha muerto, muerta est�� que y

Page 11
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN EL BALCÓN DE PALACIO
En el balc��n de palacio, ja ja ja ja, en el balc��n de palacio, ja ja ja ja, no hay barandillas, ja ja, no hay barandillas; Se pasean colegiales, ja ja ja ja, se pasean colegiales, ja ja ja ja, por las orillas, ja ja, por las orillas;

Page 12
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
MAÑANITA DE SAN JUAN
Mañanita, mañanita, mañanita de San Juan, saca Pedro los caballos, a la orillita del mar; Mientras los caballos beben, una copla ha de cantar, mira hija como canta, la sirenita del mar; Madre no es la sirenita, ni tampoco el sirenal, que es el hijo del vizconde, que a m�� me viene a buscar; es el hijo del vizconde, con quien yo me he de casar; Si es el hijo del vizconde, cuatro tiros le he de dar, y otros cuatro a sus caballos, para que no peguen m��s; La niña que lo oye eso, en ca su tiita va, mira tiita del alma, lo que ha dicho mi mam��; Va a matar a mis amores, para que no peguen m��s; Pasa un d��a, pasan dos, la niña malita est��, pasan tres y pasan cuatro, ya la llevan a enterrar; y en el medio de la tumba, ha nacido un rosal, y cuanto m��s le cortaban, m��s rosas daba el rosal; con el mismo letrerito, he muerto por mi mam��.

Page 13
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
SAN SERENÍN
San Seren��n de la buena buena vida, hacen as��, as�� los zapateros, as��, as�� as��; San Seren��n de la buena buena vida, hacen as��, as�� los labradores, as��, as�� as��; San Seren��n de la buena buena vida, hacen as��, as�� los carpinteros, as��, as�� as��; San Seren��n de la buena buena vida, hacen as��, as�� las costureras, as��, as�� as��; San Seren��n de la buena buena vida, hacen as��, as�� los carreteros, as��, as�� as��; San Seren��n de la buena buena vida, hacen as��, as�� los , as��, as�� as��;

Page 14
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EL PÁJARO VERDE
Ya esta el p��jaro verde, puesto en la esquina, que tenetenedor, caracaracol, puesto en la esquina; Esperando que salga, la golondrina, que tenetenedor, caracaracol, la golondrina; Si tu eres golondrina, yo soy coqueta, que tenetenedor, caracaracol, yo soy coqueta; Que el ga��n que me ronda, tiene pesetas, que tenetenedor, caracaracol, tiene pesetas; Que si tiene pesetas, que las enseñe, que tenetenedor, caracaracol, que las enseñe; Y te compre un vestido, de seda verde, que tenetenedor, caracaracol, de seda verde; Y despu��s de estrenarle, pr��ndele fuego, que tenetenedor, caracaracol, pr��ndele fuego; Y ver��s como arde, el vestido nuevo, que tenetenedor, caracaracol, vestido nuevo.

Page 15
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA GERIGONZA
El señor Juanillo, ha entrado en el baile, que lo baile, que lo baile, que lo baile; Y si no lo baila, medio cuatrillo da, que lo pague, que lo pague, que lo pague; Salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, y dar vueltas al baile; por lo bien que lo baila la moza, d��jala sola, sola en el baile; La señora Juana, ha entrado en el baile, que lo baile, que lo baile, que lo baile; Y si no lo baila, medio cuatrillo da, que lo pague, que lo pague, que lo pague; Salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, y dar vueltas al baile; por lo bien que lo baila la moza, d��jala sola, sola en el baile; La señora Úrsula, ha entrado en el baile, que lo baile, que lo baile, que lo baile; Y si no lo baila, medio cuatrillo da, que lo pague, que lo pague, que lo pague; Salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, y dar vueltas al baile; por lo bien que lo baila la moza, d��jala sola, sola en el baile; La señora Clara, ha entrado en el baile, que lo baile, que lo baile, que lo

Page 16
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
baile; Y si no lo baila, medio cuatrillo da, que lo pague, que lo pague, que lo pague; Salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, y dar vueltas al baile; por lo bien que lo baila la moza, d��jala sola, sola en el baile; La señora S��fora, ha entrado en el baile, que lo baile, que lo baile, que lo baile; Y si no lo baila, medio cuatrillo da, que lo pague, que lo pague, que lo pague; Salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, y dar vueltas al baile; por lo bien que lo baila la moza, d��jala sola, sola en el baile; El señor Jon��s, ha entrado en el baile, que lo baile, que lo baile, que lo baile; Y si no lo baila, medio cuatrillo da, que lo pague, que lo pague, que lo pague; Salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, y dar vueltas al baile; por lo bien que lo baila la moza, d��jala sola, sola en el baile.

Page 17
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
OTRO DÍA DE MAÑANA
Otro d��a de mañana, madrug�� el centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah; Otro d��a de mañana, madrug�� la oveja, que comi�� el centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah; Otro d��a de mañana, madrug�� el lobo, que comi�� a la oveja, que comi�� al centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah; Otro d��a de mañana, Madrug�� el perro, que comi�� al lobo, que comi�� a la oveja, que comi�� al centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah; Otro d��a de mañana, madrug�� el palo, que peg�� al perro, que comi�� al lobo,

Page 18
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
que comi�� a la oveja, que comi�� al centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah; Otro d��a de mañana, madrug�� el fuego, que quem�� al palo, que peg�� al perro, que comi�� al lobo, que comi�� a la oveja, que comi�� al centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah; Otro d��a de mañana, madrug�� el agua, que apag�� el fuego, que quem�� al palo, que peg�� al perro, que comi�� al lobo, que comi�� a la oveja, que comi�� al centeno, que sembr�� el mancebo, del villar de usted; mancebo del villar, del villar de usted, mancebo del villar, ah ah, ah ah ah ah;

Page 19
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ADELARDO, ADELARDO
Adelardo, Adelardo, Adelardo, Adelardo, Adelardo ya se v��, Adelardo ya se va, Y a su esposita la queda, y a su esposita la queda, cansadita de llorar, cansadita de llorar; Si a los siete años no vengo, si a los siete años no vengo, tu ya te puedes casar, tu ya te puedes casar; Estado un d��a cenando, estando un d��a cenando, su padre la quiso hablar, su padre la quiso hablar; Hija como no te casas, hija como no te casas, como no tomas marido, como no tomas marido; Como me voy a casar, como me voy a casar, si Adelardo estar�� vivo, si Adelardo estar�� vivo; Yo no le pido dinero, yo no le pido dinero, sabe usted lo que le pido, sabe usted lo que le pido; Que me compre usted una saya, que me compre usted una saya, de esa lana de torcido, de esa lana de torcido; No se lo pido de plata, no se lo pido de plata, ni tampoco de oro fino, ni tampoco de oro fino; Que se lo pido de lana, que se lo pido de lana, de esa lana de torcido, de esa lana de torcido; De noche por los sembrados, de noche por los sembrados, de d��a por los caminos, de d��a por los caminos;

Page 20
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
Para que nadie conozca, para que nadie conozca, que de su pan han comido, que de su pan han comido; Un poquito m��s alante, un poquito m��s alante, encontr�� a un vaquerillo, encontr�� a un vaquerillo; Vaquerillo, vaquerillo, vaquerillo, vaquerillo, t�� me dir��s la verdad, t�� me dir��s la verdad; De quien son esas vaquitas, de quien son esas vaquitas, que tienen esa señal, que tienen esa señal; Son de Adelardo señora, son de Adelardo señora, mañana se va a casar, mañana se va a casar; Como entrar��a yo al pueblo, como entrar��a yo al pueblo, como entrar en la ciudad, como entrar en la ciudad; Llamando casa por casa, llamando casa por casa, y de portal en portal, y de portal en portal; Unos la daban de a duro, unos la daban de a duro, otros de a peseta y real, otros de a peseta y real; Y el pobre Adelardo, y el pobre Adelardo, un ochavo la fu�� a dar, un ochavo la fu�� a dar; Para tan grande señor, para tan grande señor, hay que poca cantidad, hay que poca cantidad; Al oir estas palabras, al oir estas palabras, desmayado cay�� atr��s, desmayado cay�� atr��s; Ni con agua ni con vino, ni con agua ni con vino, se le hac��a recordar, se le hac��a recordar

Page 21
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA TORRE EN GUARDIA
La torre en guardia, la torre en guardia, la van a destruir; La torre en guardia, la torre en guardia, no la destruir��n; Me ir�� a quejar, me ir�� a quejar, al gran rey de Borb��n; Vete a quejar, vete a quejar, al gran rey de Borb��n; Mi rey, mi pr��ncipe, mi rey, mi pr��ncipe, me arrodillo a tus pies; Mi general, mi capit��n, pedid lo que querais; Yo pido un pa que, Yo pido un pa que, La torre a destru��s; Vete hijo m��o, vete hijo m��o, no la destruir��n.

Page 22
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN SEVILLA, UN SEVILLANO
En Sevilla un Sevillano, en Sevilla un Sevillano, cuatro hijos le dio Dios, cuatro hijos le dio Dios; Y tuvo la mala suerte, y tuvo la mala suerte, que ninguno fue var��n, que ninguno fue var��n; La m��s pequeña de todas, la m��s pequeña de todas, la tira la inclinaci��n, la tira la inclinaci��n; De ir a servir al rey, de ir a servir al rey, vestidita de var��n, vestidita de var��n; No vayas hija no vayas, no vayas hija no vayas, que te van a conocer, que te van a conocer; Tienes el pelo muy largo, tienes el pelo muy largo, y dir��n que eres mujer, y dir��n que eres mujer; Si tengo el pelo muy largo, si tengo el pelo muy largo, madre, me lo cortar��, madre, me lo cortar��; Y con el pelo cortado, y con el pelo cortado, un var��n parecer��, un var��n parecer��; No vayas hija no vayas, no vayas hija no vayas, que te van a conocer, que te van a conocer; Tienes el pecho muy alto, tienes el pecho muy alto,

Page 23
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
y dir��n que eres mujer, y dir��n que eres mujer; Si tengo el pecho muy alto, si tengo el pecho muy alto, madre, me lo oprimir��, madre, me lo oprimir��; Y con el pecho oprimido, y con el pecho oprimido, un var��n parecer��, un var��n parecer��; Como me he de llamar madre, como me he de llamar madre, como me he de llamar yo, como me he de llamar yo; Don Marcos, hija, Don Marcos, Don Marcos, hija, Don Marcos, Don Marcos, el corredor, Don Marcos, el corredor; Ha estado peleando, ha estado peleando, y nadie la conoci��, y nadie la conoci��; Nada m��s el hjo del rey, nada m��s el hijo dl rey, que de ella se enamor��, que de ella se enamor��.

Page 24
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
AL PASEITO DE ORO
Al pase��to de oro, que es muy bonito, por donde se pasean, los señoritos; Los señoritos llevan, en el zapato, un letrero que dice, viva el trabajo; Estando trabajando, por aqu�� pas��, una niña muy guapa, que se enamor��; Rubia de cabellos, blanca de color, estrecha de cintura, que as�� la quiero yo; Al pase��to de oro, tres palomitas van, y la que va en el medio, hija de un capit��n; Sobrina de un alf��rez, nieta de un coronel, montada de a caballo, ret��rate al cuartel; Que si no te retir��s, de parte el coronel, que te encierre en un cuarto, y nunca salgas de ��l.

Page 25
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
POR ESTARTE PEINANDO
Por estarte peinando, pelitos de rat��n, entraron en tu casa, robaron el mes��n; Entraron y cogieron, la soga y el caldero, la mano del mortero, la vela y el vel��n, la tuya camisina y el m��o camis��n; Menudos tienes los pies, y menuditos los dientes, menudos tienes los ojos, y menuda lengua tienes; Por estarte peinando, pelitos de rat��n, entraron en tu casa, robaron el mes��n; Entraron y cogieron, la soga y el caldero, la mano del mortero, la vela y el vel��n, la tuya camisina y el m��o camis��n; Si me quieres d��melo, y si no di que me vaya, no me tengas al sereno, que no soy c��ntaro de agua; Por estarte peinando, pelitos de rat��n, entraron en tu casa, robaron el mes��n; Entraron y cogieron, la soga y el caldero, la mano del mortero, la vela y el vel��n, la tuya camisina y el m��o camis��n; Cuantos hay que te dir��n, serrana, por ti me muero, y yo que no digo nada, y soy el que m��s te quiero; Por estarte peinando, pelitos de rat��n, entraron en tu casa, robaron el mes��n; Entraron y cogieron, la soga y el caldero, la mano del mortero, la vela y el vel��n, la tuya camisina y el m��o camis��

Page 26
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN CASA DEL TIO VICENTE (INSTRUMENTAL)- ORDEN DEL REY
Orden del rey ha venido, a los chavales de ahora, que se vayan a la guerra, a defender su corona; La corona est�� en Bayona, hemos de ir a salvarla, hemos de ganar la guerra, a Bayoneta calada; YO ME QUERÍA CASAR Yo me quer��a casar, yo me quer��a casar, con un mocito barbero, con un mocito barbero; Y mis padres me quer��an, y mis padres me quer��an, monjita de monasterio, monjita de monasterio; Una tarde de verano, una tarde de verano, me sacaron de paseo, me sacaron de paseo; Y al revolver una esquina, y al revolver una esquina, hab��a un convento abierto, hab��a un convento abierto; Salieron todas las monjas, salieron todas las monjas, todas vestidas de negro, todas vestidas de negro; Con su velita en la mano, con su velita en la mano,

Page 27
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
que parec��a un entierro, que parec��a un entierro; Me cogieron de la mano, me cogieron de la mano, y me metieron adentro, y me metieron adentro; Me sentaron en la silla, me sentaron en la silla, y me cortaron el pelo, y me cortaron el pelo; Zarcillitos de mi oreja, zarcillitos de mi oreja, y anillitos de mis dedos, y anillitos de mis dedos; Lo que m��s sent��a yo, lo que m��s sent��a yo, era mi mata de pelo, era mi mata de pelo; Me metieron en la caja, me metieron en la caja, como si me hubiera muerto, como si me hubiera muerto; Me encendieron cuatro velas, me encendieron cuatro velas, y me rezaron el credo, y me rezaron el credo
QUE LLUEVA, QUE LLUEVA
Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva, los pajaritos cantan, las nubes se levantan, que s��, que no, que llueva chaparr��n, con az��car y turr��n; Agua, San Marcos, rey de los charcos, para mi triguito, que est�� chiquitito, para mi cebada, que ya esta granada, para mi aceituna, que ya tiene luna, que si, que no, que llueva chaparr��n, con az��car y turr��n;

Page 28
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ME CASÓ MI MADRE – DONDE VA MI COJITA (INSTRUMENTAL) Me cas�� mi madre, me cas�� mi madre, chiquita y bonita, ay ay ay, chiquita y bonita; Con unos amores, con unos amores, que yo no quer��a, ay ay ay, que yo no quer��a; La noche de bodas, la noche de bodas, entraba y sal��a, ay ay ay, entraba y sal��a; Llevando y trayendo, llevando y trayendo, sayas y mantillas, ay ay ay, sayas y mantillas; Me fui detr��s de ��l, me fui detr��s de ��l, por ver donde iba, ay ay ay, por ver d��nde iba; Y le veo que entra, y le veo que entra, en ca la vecina, ay ay ay, en ca la vecina; Y le oigo que dice, y le oigo que dice, abre, vida m��a, ay ay ay, abre vida m��a; Que vengo a traerte, que vengo a traerte, sayas y mantillas, ay ay ay, sayas y mantillas; Y a la otra mujer, y a la otra mujer, palo y mala vida, ay ay ay, palo y mala vida; Yo me fui a mi casa, yo me fui a mi casa, triste y afligida, ay ay ay,

Page 29
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
triste y afligida; Y atranqu�� la puerta, y atranqu�� la puerta, con mesas y sillas, ay ay ay, con mesas y sillas; Me puse a leer, me puse a leer, leer no pod��a, ay ay ay, leer no pod��a; Me puse a escribir, me puse a escribir, tampoco pod��a, ay ay ay, tampoco pod��a; Y a la media noche, y a la media noche, le oigo que ven��a, ay ay ay, le oigo que ven��a; Y le oigo que llama, y le oigo que llama, a la puerta m��a, ay ay ay, a la puerta m��a; Y oigo que me dice, y oigo que me dice, abre vida m��a, ay ay ay, abre vida m��a; que vengo cansado, que vengo cansado, de buscar la vida, ay ay ay, de buscar la vida; Tu vienes cansado, tu vienes cansado, de ca la vecina, ay ay ay, de ca la vecina; P��cara mujer, p��cara mujer, quien te lo dec��a, ay ay ay, quien te lo dec��a; Hombre del demonio, hombre del demonio, yo que lo sab��a, ay ay ay, yo que lo sab��a.

Page 30
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
QUISIERA SER TAN ALTO
Quisiera ser tan alto, como la luna, como la luna, como la luna; Para ver los soldados, de Cataluña, de Cataluña , de Cataluña; De Cataluña vengo, de servir al rey, de servir al rey, de servir al rey; Con licencia absoluta, de mi coronel, de mi coronel, de mi coronel; Al pasar el arroyo, de Santa Clara, de Santa Clara, de Santa Clara; Se me cay�� un anillo, dentro del agua, dentro del agua, dentro del agua; Por sacar el anillo, saqu�� un tesoro, saqu�� un tesoro, saqu�� un tesor��; Una virgen del Carmen, y un San Antonio, y un San Antonio, y un San Antonio.

Page 31
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
PAPÁ, SI ME DEJA IR
Pap�� si me deja ir, pap�� si me deja ir, un ratito a la alameda, un ratito a la alameda; con las hijas de merino, con las hijas de Merino, que llevan rica merienda, que llevan rica merienda; Despu��s de haber merendado, despu��s de haber merendado, jugaremos a las prendas, jugaremos a las prendas; Saltaremos a la comba, saltaremos a la comba, y cantaremos el rueda, y cantaremos el rueda, Las tres hijas de Merino, las tres hijas de Merino, se fueron a pasear, se fueron a pasear; Calle arriba, calle abajo, calle arriba, calle abajo, calle de Santo Tom��s, calle de Santo Tom��s; Se perdi�� la m��s pequeña, se perdi�� la m��s pequeña, su padre la fue a buscar, su padre la fue a buscar; Calle arriba, calle abajo, calle arriba, calle abajo, calle de Santo Tom��s, calle de Santo Tom��s; Y se la encontr�� en la acera, y se la encontr�� en la acera, hablando con un gal��n, hablando con un gal��n; Que estas palabras dec��a, que estas palabras dec��a, contigo me he de casar, contigo me he de casar.

Page 32
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
OLIVE BOVÉ
Qu�� hermosas hijas tienes, Oliv�� Bov��, qu�� hermosas hijas tienes, por el puente del mon��n, mucho m��s que las tuyas, Oliv�� Bov��; mucho m��s que las tuyas, por el puente del mon��n; Me querr��as dar una, Oliv�� Bov��, me querr��as dar una, por el puente del mon��n; Te la doy si la coges, Oliv�� Bov��, te la doy si la coges, por el puente de mon��n; Ahora voy a cogerla, Oliv�� Bov��, ahora voy a cogerla, por el puente del mon��n.

Page 33
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ANTÓN PIRULERO (INSTRUMENTAL) – ARROYO CLARÓ
Arroyo clar��, fuente serena, quien te lava el pañuelo, saber quisiera; Me lo ha lavado, una serrana, a la orilla del r��o, que corre el agua; Una de le lava, y otra le tiende, una le tira en rosas, y otra en claveles; Arroyo clar��, fuente serena, quien te lava el pañuelo, saber quisiera; Me lo ha lavado, una serrana, a la orilla del r��o, que corre el agua; Una de le lava, y otra le tiende, una le tira en rosas, y otra en claveles.

Page 34
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA VIUDA DEL CONDE LAUREL (INSTRUMENTAL) – EL DÍA DE LOS TORNEOS
El d��a de los torneos, pas�� por la morer��a, y vi una mora lavando, al pi�� de una fuente fr��a; Ap��rtate mora bella, ap��rtate mora linda, deja que beba el caballo, de esa agua cristalina; No soy mora caballero, que soy cristiana cautiva, me cautivaron los moros, d��a de pascua florida; Te quieres venir conmigo, de buena gana me ir��a, mas los pañuelos que lavo, donde me los dejar��a; Los de seda y los de Holanda, aqu�� en mi caballo ir��an, y los que nada valieren, la corriente llevar��a; Al pasar por la frontera, la morita se re��a, el caballero le dijo, de que te r��es morita; No me r��o del caballo, ni tampoco del quer��a, me rio al ver esta tierra, que es toda la patria m��a; Al llegar a aquellos montes, ella a llorar se pon��a, por qu�� lloras, mora bella, por qu�� lloras, mora linda; Lloro porque en estos montes, mi padre a cazar ven��a, como se llama tu padre, mi padre Juan de la Oliva; Dios mio que es lo que oigo, virgen sagrada Mar��a, pensaba que era una mora, y llevo una hermana m��a; Abr�� usted madre las puertas, ventanas y celos��as, que aqu�� le traigo la rosa, que lloraba noche y d

Page 35
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN LA CALLE DEL TURCO
En la calle del turco, le mataron a Prim, sentadito en su coche, con la guardia civil; Con la guardia civil, con la guardia rural, a las diez de la noche, en el paci�� real; Cuatro tiros le dieron, en mit�� el coraz��n, cuatro tiros le dieron, a boca de cañ��n; Al pasar por las cortes, le dijeron a Prim, vaya usted con cuidado, que le quieren herir; Si me quieren herir, que me dejen hablar, para entregar las armas, a otro general; Al llegar a la plaza, sali�� el hijo mayor, quien a sido ese ingrato, que a mi padre mat��; Quien ser�� ese tirano, quien ser�� ese traidor, quien ha sido el infame, que a mi padre mat��.

Page 36
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN LOS PALACIOS DEL REY
En los palacios del rey, hay una hierba malvada, chivirivi morena, chivirivi salada; Aquella que la pisera, se quedar��a baldada, chivirivi morena, chivirivi salada; La pis�� la hija del rey, y esa fue la desgraciada, chivirivi morena, chivirivi salada; Llamaron con gran urgencia, a tres sabios de Granada, chivirivi morena, chivirivi salada; El uno le tom�� el pulso, el otro no hablo palabra, chivirivi morena, chivirivi salada; Y el tercero fue el que dijo, esta niña est�� baldada, chivirivi morena, chivirivi salada.

Page 37
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
3. VOLÚMEN II
Ilustraci��n nº 3

Page 38
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
MI ABUELO TENÍA UN HUERTO
��Mi abuelo ten��a un huerto, mi abuelo ten��a un huerto, que criaba muchos nabos, tralar��, que criaba muchos nabos, tralar��, que criaba muchos nabos. Tambi��n ten��a un borrico (bis) que llevaba al mercado, tralar��, (bis) que llevaba al mercado. Pero en medio del camino (bis) le salieron los gitanos, tralar��, (bis) le salieron los gitanos. Le robaron el borrico (bis) y le dejaron los nabos, tralar��, (bis) y le dejaron los nabos.�� Esta canci��n narra la historia de un hombre años atr��s, en el que su vida era la agricultura, se ganaba la vida sembrando y con la ayuda de sus animales. Tambi��n introduce el hurto, como medio de otras personas para subsistir. Esta canci��n nos cuenta como era la vida en los años 60-70

Page 39
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
TENGO UNA MUÑECA
��Tengo una muñeca vestida de azul con su camisita y su canes��.   La saqu�� a paseo se me constip��, la tengo en la cama con mucho dolor. Esta mañanita me dijo el doctor, que le de jarabe con un tenedor. Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho y ocho diecis��is. Y ocho veinticuatro y ocho treinta y dos, ��nimas benditas me arrodillo yo��. Esta canci��n ha sido de las m��s cantadas por los padres de nuestra infancia. No se considera ni una canci��n de juego, ni una nana propiamente dicha, se ha considerado simplemente una canci��n infantil, utilizable en cualquier ��mbito que se creyera oportuno.

Page 40
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ESTABA EL SEÑOR DON GATO
��Estaba el Señor Don Gato sentadito en su tejado, marramiau, miau, miau, sentadito en su tejado. Ha recibido una carta por si quiere ser casado, marramiau, miau, miau, miau, por si quiere ser casado. Con una gatita blanca sobrina de un gato pardo, marramiau, miau, miau, miau, sobrina de un gato pardo. El gato por ir a verla se ha ca��do del tejado, marramiau, miau, miau, miau, se ha ca��do del tejado. Se ha roto seis costillas el espinazo y el rabo, marramiau, miau, miau, miau, el espinazo y el rabo. Ya lo llevan a enterrar por la calle del pescado, marramiau, miau, miau, miau, por la calle del pescado. Al olor de las sardinas el gato ha resucitado, marramiau, miau, miau, miau, el gato ha resucitado. Por eso dice la gente siete vidas tiene un gato, marramiau, miau, miau, miau, siete vidas tiene un gato��. Esta canci��n narra un cuentito infantil en el que cuenta la historia de un gato. Para transformarlo en canci��n utiliza la repetici��n de los 2 ��ltimos versos.

Page 41
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ESTABA UNA PASTORA
Estaba una pastora lar��n, lar��n, larito, estaba una pastora cuidando un rebañito. Con leche de sus cabras lar��n, lar��n, larito, con leche de sus cabras hac��ase un quesito. El gato la miraba lar��n, lar��n, larito, el gato la miraba con ojos golositos. Gato no eches la uña lar��n, lar��n, larito, gato no eches la uña y me estropees el quesito. El gato ech�� la uña lar��n, lar��n, larito, el gato ech�� la uña y estrope�� el quesito. La pastora enfadada lar��n, lar��n, larito, la pastora enfadada dio muerte a su gatito.

Page 42
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
DEBAJO UN BOTÓN
��Debajo un bot��n, ton, ton Del señor Mart��n, tin, tin Hab��a un rat��n, ton ton Muy muy chiquit��n, tin tin Tan tan chiquit��n, tin, tin Era aquel rat��n, ton, ton Que encontr�� Mart��n, tin, tin Debajo un bot��n, ton, ton Es tan juguet��n, ton, ton El señor Mart��n, tin, tin, Que guard�� el rat��n, ton, ton, En un calcet��n, tin, tin En un calcet��n, tin, tin Vive aquel rat��n, ton, ton Que meti�� Mart��n, tin, tin El muy juguet��n, ton, ton��.  
 
Esta canci��n narra un cuentito infantil en el que cuenta la historia de un gato. Para transformarlo en canci��n utiliza la repetici��n de los 2 ��ltimos versos.
 

Page 43
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
A ATOCHA VA UNA NIÑA  
��A Atocha va una niña, carab�� A Atocha va una niña, carab��. Hija de un capit��n, carab�� hur��, carab�� hura. Hija de un capit��n, carab�� hur��, carab�� hura. Que hermoso pelo tiene, carab��. (bis) Qut��n se lo pemar��!, carab�� hur��, carab�� hura. Se lo peina su t��a, carab��. (bis) Con mucha suavidad, carab�� hur��, carab�� hura. Con peinecito de oro, carab��. (bis) La niña ya se ha muerto, carab��. (bis) La llevan a enterrar, carab�� hur��, carab�� hura. La caja era de oro, carab��. (bis) La tapa de cristal, carab�� hur��, carab�� hura. (bis] Encima de la tapa, carab��. (bis) Dos pajaritos van, carab�� hur��, carab�� hura. (bis) Cantando el p��o, p��o, carab��. (bis) Cantando el p��o, pa, carab�� hur��, carab�� hura. (bis)��

Page 44
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
SANTA ELENA
"Estando tres niñas bordando corbatas con aguja de oro y dedal de plata, pas�� un caballero pidiendo posada. -Si mi madre quiere yo de buena gana. Le puso la mesa en medio la sala, tenedor de oro cuchillo de plata. Le puso la cama en medio la sala, colchones de plumas s��banas bordadas. A la media noche ��l se levant��, de las tres hermanas a Elena escogi��. La mont�� a caballo y se la llev��, en "to��to" el camino no le dijo nada, en un monte oscuro all�� le habl��: -Niña encantadora di como te llamas -En mi casa Elena aqu�� desgraciada. Le quit�� un cuchillo y la degoll��, all�� hizo un hoyo y la enterr��. Y a los tres meses por all�� pas��, un pastor famoso y le pregunt��: -¿De qui��n es la tumba aqu�� en la enramada? -De la pobre Elena muri�� degollada. Cort�� una varita y Elena sali��: -Yo estoy en el Cielo muy bien asentada, y t�� en el infierno ardiendo en las llamas. -Perd��name Elena perd��name ya. -Yo no te perdono que no me da gana. Que mi Dios me ha dicho que no perdonara"  

Page 45
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
MAMBRÚ SE FUE A LA GUERRA  
Mambr�� se fue a la guerra, mire usted, mire usted, que pena. Mambr�� se fue a la guerra, no s�� cu��ndo vendr��. Do-re-mi, do-re-fa. No s�� cu��ndo vendr��.   Si vendr�� por la Pascua, mire usted, mire usted, qu�� gracia. Si vendr�� por la Pascua por la Trinidad. Do-re-mi, do-re-fa. O por la Trinidad. La Trinidad se pasa, mire usted, mire usted, qu�� guasa. La Trinidad se pasa. Mambr�� no viene ya, Do-re-mi, do-re-fa. Mambr�� no viene ya. Por all�� viene un paje, ¡qu�� dolor, qu�� dolor, qu�� traje! por all�� viene un paje, ¿qu�� noticias traer��? Do-re-mi, do-re-fa, ¿qu�� noticias traer��? Las noticias que traigo, ¡del dolor, del dolor me caigo! las noticias que traigo son tristes de contar, Do-re-mi, do-re-fa, son tristes de contar. Que Mambr�� ya se ha muerto, ¡qu�� dolor, qu�� dolor, qu�� entuerto!, que Mambr�� ya se ha muerto, lo llevan a enterrar. Do-re-mi, do-re-fa, lo llevan a enterrar. En caja de terciopelo, ¡qu�� dolor, qu�� dolor, qu�� duelo!, en caja de terciopelo, y tapa de cristal. Do-re-mi, do-re-fa, y tapa de cristal. Y detr��s de la tumba, ¡qu�� dolor, qu�� dolor, qu�� turba!, y detr��s de la tumba, tres pajaritos van.  

Page 46
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
Do-re-mi, do-re-fa, tres pajaritos van.  
 
"Mambr�� se fue a la guerra" fue compuesta tras la batalla de
Malplaquet (1709), que enfrent�� a los ej��rcitos de Gran Bretaña y Francia, durante la Guerra de Sucesi��n Española. A pesar
de su derrota, los franceses creyeron muerto en la batalla a su enemigo John Churchill, duque de Marlborough, que es a quien se dedica la canci��n burlesca. La letra original francesa se atribuye a Madame de S��vign��, aunque puede que reelaborara un canto creado por los soldados. La melod��a de la canci��n parece ser a��n m��s antigua: seg��n Chateaubriand, es de origen ��rabe y habr��a llegado aFrancia llevada por los cruzados. La canci��n se populariz�� en tiempos de Luis XVI: una de las nodrizas del delf��n sol��a cantarla; la canci��n agrad�� a los reyes y pronto se difundi�� por Versalles y luego por todo el pa��s. A España lleg�� por influencia de los Borbones, con el nombre Marlborough reducido a un m��s pronunciable Mambr��. Sol��an cantarla sobre todo las niñas, t��picamente acompañando al juego de rayuela.
             

Page 47
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
SAN JOSE CARPINTERO  
 
San Jos�� carpintero, la Virgen teje y el Niño hace madejas con seda verde. Si yo pudiera, como t�� a m�� me quieres yo te quisiera. Los reyes han venido de peregrinos a adorar a Jes��s, el reci��n nacido. Pidiendo amores, de amores llevan llenos sus corazones. En Bel��n ha nacido el Rey del mundo y a verle vienen pobres y vagabundos. Y a todos ellos, recibe en el pesebre el Rey del Cielo. En un Portal tan pobre Dios ha nacido y al hombre de su culpa le ha redimido. Si yo pudiera, como t�� a m�� me quieres yo te quisiera.  
   
Esta es un villancico tradicional cantado en tiempos de pascua.

Page 48
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA TARARA
Tiene la tarara unos pantalones, que de arriba abajo, todo son botones; La tarara si, la tarara no, la tarara niña te la bailo yo. La tarara baila con bata de cola, y si no hay pareja bailotea sola; La tarara si la tarara no, la tarara niña te la bailo yo. Tiene la tarara unos calzoncillos, que de arriba abajo, todo son bolsillos; La tarara si, la tarara no, la tarara niña te la bailo yo. Tiene la tarara un vestido blanco, que solo se pone en el jueves santo; La tarara si, la tarara no, la tarara niña te la bailo yo.

Page 49
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
O, QUE BUEN AMOR SABER YOGLAR
O que buen amor saber yoglar, saber yoglar de la tambora rancataplan cataplan de la tambora saber yoglar. O que buen amor saber yoglar, saber yoglar del alboguee, gue gue gue, del alboguee rancataplan cataplan de la tambora saber yoglar. O que buen amor saber yoglar, saber yoglar de la guitarra, rau rau rau, de la guitarra, gue gue gue, del alboguee rancataplan cataplan de la tambora saber yoglar. O que buen amor saber yoglar, saber yoglar del añac��, ti ti ti, del añac��, rau rau rau, de la guitarra, gue gue gue, del alboguee rancataplan cataplan de la tambora saber yoglar.

Page 50
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EL PERRO DE SAN ROQUE
El perro de San Roque, el perro de San Roque, no no no no no, no tiene rabo; Porque Ram��n Rodr��guez, porque Ram��n Rodr��guez, se se se se se, se lo ha robado. El perro de San Roque, el perro de San Roque, no no no no no, no tiene cola; Porque se la ha comido, porque se la ha comido, la la la la la, la caracola.

Page 51
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EL LABRADOR Y LA VIRGEN
Bajito va un pajecito, huyendo del rey Herodes, y en el camino pasaron, muchas hambres y calores; Al niño le llevan, con mucho cuidado, porque el rey Herodes, quiere degollarlo. All�� tomaron camino, a un labrador que vieron, y la virgen le pregunta, labrador que est��s haciendo; Y el labrador dice, señora sembrando, unas pocas piedras, para ac�� a otro año. Fue tanta la multitud, que el señor le dio de piedras, que parec��an peñascos, de aquellas ��speras sierras; Y este es el castigo, que el señor le ha dado, a aquel labrador por ser mal hablado. All�� tomaron camino, a otro labrador que vieron, y la virgen le pregunta, labrador que est��s haciendo; Y el labrador dice, señora sembrando, un poco de trigo, para ac�� a otro año. Vente mañana a segarlo, sin ninguna detenci��n, que esta fineza te he dado, por ser propio criador; Si alguno viniera, por mi preguntando, le dir��s nos vistes, estando sembrando. Estando segando el trigo, vinieron los de a caballo,

Page 52
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
por una mujer y un hombre, y un niño van preguntando. Y el labrador dice, que estando sembrando, en un borriquillo, por aqu�� pasaron. Qu�� señas lleva esa gente, no nos lo niegue usted, no, la mujer era bonita, y el niño parece un sol; el hombre parece, ser algo m��s viejo, y a la mujer lleva, quince años y medio. Y de reniegos que echaban, vuelven pa atr��s los caballos, que no han podido lograr, el intento que llevaron; el intento era, de meterles presos, y entregar al niño, a aquel rey soberbio.

Page 53
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
A BELÉN CAMINA
A Bel��n camina, la virgen Mar��a, y lleva a su esposo, en su compañ��a; Iban caminando, San Jose y Mar��a, por aquel desierto, de la Palestina; Iban caminando, y luego encontraron, un pobre portal, muy abandonado; En este portal, naci�� un nuevo niño, muy humildemente, con grandes designios, de salvar al mundo, y sus vanidades, vengan a adorar, tronos, potestades; Ángeles del cielo, y los querubines, las dominaciones, son los serafines; Despu��s de unos d��as, tres personas grandes, que una estrella gu��a, llegan a adorarle; Estas tres personas, son los reyes magos, que ofrecen sus dones, a Dios humanado.

Page 54
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
¡AY DEL CHIQUIRRITÍN!
Ay del chiquirrit��n, que ha nacido entre pajas, hay del chiquirrit��n, queridito del alma; No me mires airado, hijito mio, m��rame con los ojos, que yo te miro; Ay del chiquirrit��n, que ha nacido entre pajas, hay del chiquirrit��n, queridito del alma; Por debajo del ��rbol, del para��so, se pasean Mar��a, Jos�� y el niño; Ay del chiquirrit��n, que ha nacido entre pajas, hay del chiquirrit��n, queridito del alma; Si con tu mismo amor, amarte pudiera, como tu ahora me quieres, yo te quisiera; Ay del chiquirrit��n, que ha nacido entre pajas, hay del chiquirrit��n, queridito del alma;

Page 55
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
A LA NANITA NANA
A la nanita nana, nanita ea, nanita ea, mi Jes��s tiene sueño, bendito sea; A la nanita nana, nanita ea, nanita ea, mi Jes��s tiene sueño, bendito sea; Fuentecilla que corres, clara y sonora, ruiseñor que en la selva, cantando llora; Callad mientras la cuna, se balancea, a la nanita nana, nanita ea. A la nanita nana, nanita ea, nanita ea, mi Jes��s tiene sueño, bendito sea.

Page 56
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EL BONETERO DE LA TRAPERÍA
Era un bonetero, era un bonetero, portugu��s y honrado cacaf��, portugu��s y honrado cacaf��; Que hac��a bonetes, que hacia bonetes, los vend��a a un chavo cacaf��, los vend��a a un chavo cacaf��; Con aquel ochavo, con aquel ochavo, comprar�� un caballo cacafu, comprar�� un caballo cacaf��; Ciego de los ojos, ciego de los ojos, del lomo matado cacaf��, del lomo matado cacaf��; Siete mataduras, siete mataduras, ten��a a cada lado cacafu, ten��a a cada lado cacaf��; Y aun la m��s pequeña, y aun la m��s pequeña, no la tapa un plato cacafu, no la tapa un plato cacafu; De tres patas cojo, de tres patas cojo, de la otra renqueando cacafu, de la otra renqueando cacafu; Lo sacar�� un d��a, lo sacar�� un d��a, lo llevar�� al prado cacafu, lo llevar�� al prado cacafu; Tropez�� en un junco, tropez�� en un junco, cay�� en un pantano cacafu, cay�� en un pantano cacafu; Siete nadadores, siete nadadores,

Page 57
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
fueron a sacarlo cacafu, fueron a sacarlo cacafu; Ninguno a podido, ninguno a podido, y all�� lo dejaron cacafu, y all�� lo dejaron cacafu; Fuera una gallina, fuera una gallina, con pollos piando cacafu, con pollos piando cacafu; Del primer picazo, del primer picazo, lo saco arrastrando cacafu, lo sac�� arrastrando cacafu; Ya tenemos carne, ya tenemos carne, para todo el año cacafu, para todo el año cacafu; Ya cantan las pegas, ya cantan las pegas , silban los milanos cacafu, silban los milanos cacafu; Hay que buenos d��as, hay que buenos d��as, hay que buenos años cacafu, hay que buenos años cacafu; Tenemos nosotros, tenemos nosotros, pero no los amos cacafu, pero no los amos cacafu.

Page 58
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN MADRID HAY UN PALACIO
En Madrid hay un palacio que le llaman de oropel, y en ��l vive una Señora, cuyo nombre es Isabel. No la quieren dar sus padres ni un Conde, ni un Marqu��s, ni por dinero que valga una corona de Rey. Estando un d��a jugando al juego del alfiler, pas�� por all�� un caballo un guerrero montañ��s. La ha cogido de la mano se la ha llevado con ��l, y en la mitad del camino llora la triste Isabel. ¿Por qu�� lloras, niña m��a? ¿Por qu�� lloras, Isabel? Si lloras por tus hermanos, no los volver��s a ver. No llorao por nada de eso, ni por ning��n inter��s. Lloro por un puñal de oro. Puñal de oro, ¿para qu��? Ya te lo traer��a yo, si me dices que has de hacer. He de cortar una fruta porque etoy muerta de sed. El se lo ha dado al derecho, y ella lo toma al rev��s para clavarlo en su pecho, y as�� verse libre de ��l.

Page 59
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
PAJARITO QUE CANTAS
Pajarito que cantas en la laguna No despiertes al niño que est�� en la cuna Ea la nana Ea la nana Du��rmete lucerito de la mañana Pajarito que cantas junto a la fuente C��llate que mi niño no se despierte Ea la nana Ea la nana Du��rmete lucerito de la mañana A la nanita nana mi niño duerme Con los ojos abiertos como las liebres Ea la nana Ea la nana Du��rmete lucerito de la mañana

Page 60
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
TARANTAN
Tarant��n, que no hay m��s tarant��n como adorar al Niño. Tarant��n, que no hay m��s tarant��n como al Niño adorar. Tarant��n, si vas a la una, ver��s al Niño en la cuna, en el portal. Tarant��n, que no hay m��s tarant��n como al Niño adorar. Tarant��n, si vas a las dos ver��s al Niño, que es Dios, en el portal. Tarant��n, que no hay m��s que un tarant��n como al Niño adorar. Tarant��n, si vas a las tres, ver��s al Niño en Bel��n, en el portal. Tarant��n, que no hay m��s tarant��n como al Niño adorar. Tarant��n, si vas a las cinco, ver��s al Niño que es Cristo, en el portal. Tarant��n, que no hay m��s que un tarant��n como al Niño adorar. Tarant��n, si vas a las nueve, ver��s al Niño entre nieve, en el portal. Tarant��n, que no hay m��s tarant��n como al Niño adorar.

Page 61
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
CAMPANA SOBRE CAMPANA
Campana sobre campana y sobre campana, una; as��mate a la ventana, ver��s al niño en la cuna. Bel��n, campanas de Bel��n, que los ��ngeles tocan qu�� nuevas tra��is. Recogido tu rebaño ¿a d��nde vas, pastorcillo? Voy a llevar al portal reques��n, manteca y vino. Campana sobre campana y sobre campana, dos; as��mate a la ventana y ver��s al Niño-Dios. Bel��n... Caminando a media noche ¿d��nde caminas pastor? Le llevo el Niño que nace en Bel��n, mi coraz��n.

Page 62
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
El villancico es una de las m��s antiguas manifestaciones de la l��rica popular castellana. Curiosamente, en sus or��genes, su contenido era de tipo profano. Se trataba de breves composiciones que alternaban diferentes formas po��ticas sencillas –el virelai, el z��jel o la cantiga- con un estribillo repetido, que cantaban al amor cort��s o a hechos de la vida cotidiana, como por ejemplo las cosechas. Este villancico español tan popular (conocido tambi��n por el nombre de ��Campanas de Bel��n��) se canta en todos los pa��ses de habla hispana, como lo atestiguan algunos videos de Morelia (M��jico), Boston (USA), etc.. Y tambi��n es muy conocido en pa��ses de habla no española (Polonia).
DIME NIÑO DE QUIÉN ERES
Dime Niño, ¿de qui��n eres, todo vestido de blanco? Soy de la Virgen Mar��a y del Esp��ritu Santo. Dime Niño, ¿de qui��n ers, y si te llamas Jes��s? Soy el amor en el pesebre y sufrimiento en la Cruz.

Page 63
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
ARRION
Mucho vestido blanco mucha parola y en el puchero la lumbre con agua sola. Arri��n, cara deladr��n, si vas a Valencia, ¿d��nde vas amor m��o si mi licencia? Tanto reloj de oro, tanta caden, luego vas a su casa y all�� no hay cena. Arri��n, cara de ladr��n, si vas a Italia, ¿d��nde vas a mor m��o, que yo no vaya? Llevan los señoritos en el zapato, un letrero que dice, no tengo un cuarto. Arri��n... Por no tener un cuarto para un espejo, en un cubo de agua se mira el necio. Arri��n.

Page 64
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
EN EL CAMPO NACEN FLORES
En el campo nacen flores, y en el mar nacen corales. En mi coraz��n, amores, y en el tuyo falsedades. En el campo entre las flores, te busqu�� y no te encontraba. Cantaban los ruiseñores, y cre�� que me llamabas. Ya no quiero que me quieras, ni que me tengas cariño. S��lo quiero que me recuerdes lo mucho que te he querido. Pasodobles: Estos bailes son muncho m��s modernos, del siglo XIX. Algunas canciones como nel campu ñacen flores, son tambi��n conocidas fuera de Asturias, aunque su origen es asturiano.

Page 65
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
MADRE A LA PUERTA
Madre, a la puerta est�� un niño m��s hermoso que el sol bello y dice que tiene fr��o y es sin duda que est�� en cueros. - Anda, dile que entre y se calentar��, porque en este pueblo ya no hay caridad, ni nunca la ha habido ni nunca la habr��. Entra el niño y se calienta y despu��s de calentado le pregunta a la patrona de qu�� patria o qu�� reinado. - Mi madre es del cielo yo nac�� en la tierra. - Hazle a este niño la cama en mi alcoba con primor. - Patrona, no quiero cama que mi cama es un rinc��n; mi cama es el suelo desde que nac��, hasta que en cruz muera ha de ser as��. La madre buscaba al niño por las calles y las plazas y a todos cuantos encuentra por su hijo preguntaba: - Dime si hab��is visto al sol de los soles al que no alumbra con sus resplandores. -Hijo m��o, ¿d��nde has pasado la noche que no te has muerto de fr��o? El niño responde mir��ndola atento: - Ay, si viera madre qu�� cama me han puesto... Con dos sabanitas y un colch��n de lienzo.

Page 66
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
A BELÉN PASTORES
A Bel��n pastores, a Bel��n chiquitos, que ha nacido el Rey de los angelitos. Los pastores de Bel��n, todos juntos van por leña, para calentar al Niño que naci�� en la Nochebuena. En el portal de Bel��n, hay estrellas, sol y luna; la Virgen y San Jos��y el Niño, que est�� en la cuna. La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos m��s. Este villancico es muy particular, nos hace una invitaci��n fuerte a todos para que vayamos y visitemos a nuestro Salvador. No hay nada m��s lindo que escuchar villancicos en navidad, ya sea para las posadas que se hacen en M��xico o las Novenas de Aguinaldos en Colombia; para cualquier cultura en navidad los villancicos son el s��mbolo de ��sta. Hay para todos los gustos, los que invitan a cantar, danzar, los alegres, los sentimentales y sobre todos los que como ��ste hacen un llamado a buscar de Dios. Aunque en todo el año debemos buscar del Señor, es navidad ese momento en el que casi todas las personas

Page 67
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
recuerdan que un 24 de diciembre, seg��n la costumbre cat��lica, Dios encarnado en Jes��s vino a la tierra para salvarnos. Justamente porque en todo el año debido a los quehaceres de la vida nos olvidamos de ��l, este villancico nos dice ��a Bel��n pastores debemos marchar que el rey de los reyes ha nacido ya��, realmente es un lindo mensaje de invitaci��n a dorarle porque ��l ha nacido; como todos los años vuelve a nacer en navidad, record��ndonos que vino a salvarnos.

Page 68
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA TARARA Tiene la tarara unos pantalones que de arriba abajo todo son botones. La Tarara s��, la Tararano; la Tarara, niña, que la bailo yo. Baila la Tarara con bata de cola, y si no hay pareja, bailotea sola. La Tarara s��, la Tarara no... Tiene la Tarara unos calzoncillos, que de arriba abajo todos son bolsillos. La Tarara s��, la Tarara no... Tiene la Tarara un vestido blanco, que s��lo se pone en el Jueves Santo. La Tarara s��, la Tarara no...

Page 69
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
4. VOLÚMEN III
Ilustraci��n nº 4

Page 70
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA ZORRA
Por la calle que llaman de San Francisco se aparece una zorra vendiendo cisco. Diciendo: Yo me vengo muriendo que traigo un dolor que me caigo; si hallara quien conmigo bailara, este dolor que traigo se me quitara. Veinticinco gitanos se han ofrecido a bailar con la zorra lo prometido Bailaron, pero no la casaron, porque ella es como una centella, que corre y se sube a la torre y luego pega la zorra un brinco y ya est�� en el suelo. Como la zorra tiene patas largas se sube a los balcones de las beatas diciendo: Me vengo cayendo de un lado de un costado quisiera para ver c��mo bailan la zampampera.

Page 71
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
VITOR VITANDA
Mes de mayo, mes de mayo mes de la mucha calor cuando el trigo estaba en ciernes la cebada estaba en flor y cuando la tortolilla cantaba en el ��rbol ha pasado un ballestero y de un tiro la mat��, si la mat�� por la carne no pesaba un cuarter��n, si la mat�� por la pluma mejor se la diera yo si la mat�� por envidia Dios le d�� mal galard��n.

Page 72
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
LA PERRA DE ISABEL
La perra de la Isabel se quiere casar mañana con el hijo de Sim��n que es pariente de Juan Lanas. Madrina, la Juana Padrino, Manuel, los perros y perras ir��n a comer; an c�� la Isabel la boda se har��, los perros y perras que bien bailar��n. Por la puerta de Isabel pasa�� el señorito Cosme; sali�� la perra ladrando, le mordi�� los pantalones. La agarr�� del rabo, la llev�� en c�� el Juez, la puse la multa que marca la ley; que no puede ser, que no puede ser, caray con la perra que tiene Isabel.

Page 73
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
GUERRA TENIA UNA PARRA
Guerra ten��a una parra y Parra ten��a una perra y la perra de Parra mordi�� a la perra de Guerra y Guerra peg�� con la porra a la perra de Parra. Oiga usted, compadre Guerra: ¿Por qu�� ha pegado con la porra a la perra? Porque si la perra de Parra no hubiera mordido a la parra de Guerra Guerra no hubiera pegado con la porra a la perra de Parra. Esta canci��n ha sido utilizada como trabalenguas en muchas de las comarcas de España, debido a sus rimas repetidas y a su r��pida pronunciaci��n. Al ser un trabalenguas no posee m��sica, ��nicamente la voz del int��rprete.
MUERTO LE LLEVAN
San Isidro Labrador muerto le llevan en un ser��n, el der��n era de paja muerto le llevan en una caja, y la caja era de pino

Page 74
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
muerto le llevan en un pepino, el pepino era de a cuarto muerto le llevan en un zapato, el zapato era ya viejo muerto le llevan en un pellejo, el pellejo era de aceite muerto le llevan a San Vicente, San Vicente est�� cerrao con el moño colorao le agarraron de una pata y le tiraron a un tejao.
EN SAN FERNANDO
En San Fernando hay una fuente, hay una fuente con doce caños Con doce caños, con doce soles, la confianza no est�� en los hombres. No est�� en los hombres ni en las mujeres que est�� en el tronco de los laureles; no est�� en el tronco ni est�� en las ramas que est�� en los pechos de una serrana;

Page 75
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
de una serrana descolorida, me roba el alma y me da la vida. Me da la vida y el coraz��n, adi��s serrana, adi��s, adi��s, adi��s serrana, ay, qu�� dolor.
BASILISA
Basilisa va pa misa remendando la camisa, por la calle pisa paja, por la calle paja pisa: Arrepisa paja arrepaja pisa arrepisa paja arrepaja pisa. Este tambi��n es un pequeño trabalenguas caracterizado por no tener m��sica que le acompañe. Las caracter��sticas de este tipo de canciones es que duran poco debido a su r��pida pronunciaci��n y a su escasa letra.

Page 76
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
DISPARATES
El Preste Juan de las Indias cuando vino de Mil��n a la burra de balaam vi�� retozar con el lobo; c��sase Perico el bobo con su t��a doña Juana, los siete infantes de Lara fueron a copia de moros y fu��ronse a desposar con dos viejas temblorosas. Juagando est�� Baltasar con Nabucodonosor, tocando estaba el tambor de Trujillo una langosta m��s grande que una ballena y su t��a, la rellena se atasca de hierbabuena. Y su T��o Roncesvalles anda empredando las calles con piedras de marfil blanco y su t��o el Ojaranco que es comandante de Troya y capit��n de cebolla; ahora el cabo Josefuelo se ha encontrado con su abuelo. Las siete maravillas s�� las campanas de Par��s se han sentido respinosas, han visto entrar la raposa en una huerta de Murcia, y tambi��n la mula rucia ha corrido por las eras, tuvieron dos mil quimeras. La carabina de Ambrosio llevaban por Antecristo a la burra de Calixto y a la mujer bailadora que da gusto verla, c��mo gime, c��mollora. En el r��o del Jord��n hay un pescador de caña que ha sido tanta su maña que ha cogido una lombriz, y su t��a Beatriz se fue por un haz de leña, por vida de los demonios a casa de un Capricornio que se llama Miquiltrece y el culo se me estremece. El Regidor y el Alcalde se llamaron tarambalde y por eso fue sentido, porque se le ha subido un ataque a la cabeza; saquemos a la verg��enza a mi t��o Juan Llorente

Page 77
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
que anda arrancando cipreses en el culo de la reina. Siete leguas m��s all��, por encima de una oca en cueros iba una mosca con la mano en la bragueta la carabina de Ambrosio llevaba por escopeta. Esto s�� que va bueno.
GLORIA
Para Bel��n camina la Virgen soberana, hermosa en cuanto bella gloria gloria al reci��n nacido gloria. Hermosa en cuanto bella, un viejo la acompaña. Ib��nse poco a poco, gloria Ibanse poco a poco pisando con sus plantas y el divino del cielo gloria y el divino del cielo un portal les prepara y all�� naci�� el niño gloria y all�� naci�� el niño con humildad sobrada; y bajan los pastores gloria y bajan los pastores de toda la comarca; unos le traen huevos gloria unos le traen huevos, y otros manteca blanca y otros lindos pañales gloria y otros lindos pañales que parecen de Holanda. Sube un Angel al cielo glloria Sube un Angel al cielo a llevar la embajada: La doncella est�� buena, gloria la doncella est�� buena, señores de la casa, que un Angel va a cantar gloria...

Page 78
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
Este es un antiguo villancico, ya que nombra al ��ngel, y al niño reci��n nacido.
COMO TE VA
¿C��mo te va con el tamborilito? Me va muy bien pero gano poquito. Mi madre no quiere que vaya a Logroño porque los muchachos dicen mucho co... mo te va con el tamborilito.... Este pequeño dicho procede de la localidad de Navarra, ya que menciona la localidad de Logroño. Se caracteriza porque no tiene fin. La segunda estrofa se encadena con la primera, por lo que el dicho no termina nunca.

Page 79
PHEJD: CANCIONES INFANTILES
    MUSEO DEL JUEGO Mar��a Guti��rrez, Silvia Ibiricu, Lorena Izquierdo  
MUERTE DE PEPITO
Pepito subi�� a la v��a por ver si ven��a el tren: ven��a con violencia, Pepito vino a caer. El maquinista que vi�� la v��a llena de sangre puso un parte a la estaci��n: Que venga el señor Alcalde. Ya viene el sseñor Alcalde con toda la polic��a guardias y municipales a reconocer la v��a. Ya reconocen la v��a con much��simo cuidado y encontraron a Pepito que le faltaban los brazos. Le suben a la camilla, le llevan al hospital y en el hospital le dicen que no le pueden curar. - Si no me pueden curar que me peguen cuatro tirosque yo no puedo vivir con los dos brazos partidos. La novia que estaba al lado, la novia que estaba enfrente ha c��do desmayada como si fuera la muerte. - Cuando a t�� te est��n poniendo el h��bito blanco y negro a m�� me estar��n llevando caminito del cementerio. Cuando t�� est��s comiendo el cocido en c�� tu suegra a m�� me estar��n comiendo los gusanos de la tierra. Chin, pum, fuera.

Page 80
  MUSEO DEL JUEGO  
SOLEDAD DE LA VIRGEN
La Virgen se est�� peinando debajo de una alameda, los peines eran de plata, la cinta de primavera. Ps�� por all�� Jos��. la dijo de esta manera. - ¿C��mo no canta la linda? ¿C��mo no canta la bella? - ¿C��mo quieres que yo cante si estoy cargada de pena? ¿Si un hijo que yo ten��a, m��s blanco que la azucena me le est��n crucificando en una cruz de mader
EL MARQUES DE MOCHALES
Sentado en la mecedora est�� el Marqu��s de Mochales haciendo guantes de lana todos le salen iguales hace uno con cuatro dedos y otro con siete cabales...

Page 81
  MUSEO DEL JUEGO  
A LA UNA NACI YO
A la una nac�� yo, a las dos me bautizaron a las tres ya tuve novio y a las cuatro me casaron. A las cinco tuve un hijo, a las seis le bautic�� a las siete se muri�� y a las ocho le enterr��. A las nueve vino el cura, a las diez el sacrist��n a las once los monaguillos y a las doce nadie m��s. Ay ch��mbala cala Cach��mbala ay chumbala cala cach��n, ay ch��mbala las señoritas que llevan el polis��n. Esta canci��n narra la historia de una chica contando lo que le pasa coincidiendo con las 12 horas. Para cada hora tiene una oraci��n que relata algo importante de su vida.

Page 82
  MUSEO DEL JUEGO  
EL CIELO ESTA...
El cielo esta entarabincuntanculado qui��n lo des entarabincuntancular�� el desentarabincuntanculador que lo desentarabincuntancule buen desantarabincuntanculador ser��. Este trabalenguas es de los m��s antiguos del pa��s. Tiene diversas variantes como el cielo est�� encapotado entre otros. Se suele decir que el que pronuncie lo m��s r��pido posible y sin equivocarse dicho trabalenguas es de los mejores en este aspecto, adem��s de servir para echarse unas risas entre amigos, ya que no deja de ser un juego.
ARROZ CON LECHE
Arroz con leche me quiero casar con una señorita que sepa bordar que sepa leer que sepa contar y que sepa la tabla de multiplicar. Con esa s��, con esa no con esa señorita me cas

Page 83
  MUSEO DEL JUEGO  
PADRENUESTRO CHIQUITIN
Padrenuestro chiquit��n, Dios nos libre de un mal fin; en aquellos olivares hay unos ricos altares; hay una paloma blanca; m��s blanca que los cristales. En el pico lleva oro, en las patas pan y clemen; clemen m��, clemen ti, clemen todos los que estamos aqu�� menos en aquel perro jud��o que a Jesucristo enclav��, Jesucristo era mi padre, Santa Mar��a mi madre; los ��ngeles mis hermanos me llevaron a Bel��n, desde Bel��n al Calvario desde el Calvario a la fuente, all�� estaba San Vicente con una cruz en la frente pa que el diablo no le atiente, ni de d��a ni de noche ni ha la hora de la muerte. Am��n. Esta canci��n es una variante del Padre Nuestro natural que rezan los cat��licos. Esta versi��n se usa para que la reciten los niños pequeños y la letra est�� adaptada un poco a sus conocimientos y a su nivel.

Page 84
  MUSEO DEL JUEGO  
SOY LA REINA DE LOS MARES
Soy la reina de los mares ustedes lo van a ver, tiro mi pañuelo al suelo y lo vuelvo a recoger. Pañuelito, pañuelito qui��n te pudiera tener guardadito en un bolsillo con un pliego de papel. Pli��gate, papel, que viene San Miguel con cuatro agujas y un alfiler. Esta canci��n forma parte de las tantas que componen el repertorio del juego de la comba que tanto se practicaba en los patios de los colegios. Como narra la canci��n, las niñas que saltaban deb��an tirar un pañuelo al suelo y volverlo a coger mientras segu��an saltando a la comba al ritmo de la canci��n.

Page 85
  MUSEO DEL JUEGO  
AL PASAR POR UNA LANCHA
Al pasar por una lancha una jardinera v�� regando sus lindas flores y al momento la segu��. (bis) - Jardinera, t�� que entraste en el jard��n del amor, de las flores que t�� riegas dime cu��l es la mejor. (bis) - La mejor es una rosa que se viste de color, del color que se la ontoja y verde tiene la hoja. (bis) Tres hojitas tiene verdes y las dem��s encarnadas. A t�� te escojo, capullo, por ser la m��s resalada. (bis) - Muchas gracias, jardinera, por el gusto que has tenido: Tantas niñas en el corro y a m�� sola me has cogido. (bis)

Page 86
  MUSEO DEL JUEGO  
DE MADRID HAN VENIDO
De Madrid han venido cuatro pintores, juego mantin�� cuatro pintores. A pintar a la Virgen de los Dolores, De Madrid ha venido mierda en un bote, juego matin�� mierda en un bote. Para dar a los chicos en el bigote juego matin�� en el bigote. CUCU Cuc��, cantaba la rana, cuc��, debajo del agua, cuc��, pas�� un caballero, cuc��, de capa y sombrero, cuc��, pas�� una señora, cuc��, de bata de cola. Esta canci��n se canta realizando una pequeña coreograf��a que consiste en agacharse y levantarse, principalmente la cabeza, cuando dice cuc��, semejando a un cuco de los relojes antiguos. Por norma general se les suele hacer a los niños pequeños para que r��an o para

Page 87
  MUSEO DEL JUEGO  
jugar al escondite con ellos.
ME HAN DICHO
Me han dicho que has dicho un dicho un dicho que he dicho yo; ese dicho que te han dicho que dicen que he dicho yo, ese dicho no le he dicho pero si le hubiese dicho ese dicho estar��a bien dicho por haberle dicho yo. Otros trabalenguas parecido al comentado anteriormente, pero de mayor complejidad, ya que aumenta en n��mero de estrofas. Tambi��n tiene variantes como ��m��s si yo lo hubiera dicho estar��a muy bien dicho por haberlo dicho yo��.

Page 88
  MUSEO DEL JUEGO  
VAMOS A LEON
Vamos a Le��n, niña, vamos a Le��n, que la catedral tiene la rosa encarnada, la luna y el sol; vamos a Le��n. Esta panaderita me ofrece un bollo; por no verle la cara, ¡qu�� panaderita! se lo perdono; vamos a Le��n. Cuanta la historia de Le��n. Habla de lo que all�� podemos ver si viajamos a esa ciudad: La catedral, la panadera, y de todos los detalles que all�� podemos encontrar. Este tipo de canciones nos sirven para conocer las culturas y los detalles antiguos de algunas ciudades.

Page 89
  MUSEO DEL JUEGO  
5. VOLUMEN IV
Ilustraci��n nº 5

Page 90
  MUSEO DEL JUEGO  
SASTRE Y LA COMIDA
Les llevaban a los sastres a los pueblos y les daban una peseta y les ten��an que dar de comer.Dice una vecina a otra: - Mañana que venga a mi casa. ¿Qu�� les das t��? - Pues mira, yo le pongo alubias... le pongo lentejas... lo que sea, y por la mañana, sopas y un torresno. Conque le puso las sopas y un torresno muy pequeño, y iba el sastre a la m��quina: - So... pas... un... to... rres... no...so... pas... un... to... rres... no... Tan despacio iba que dice: - Le voy a poner dos. Y ya iba: So.. pas.. dos.. to.. rres.. nos.. so.. pas.. sos.. to.. rres.. nos. Y dice: - Le voy a poner tres. - Sopas trestorresnossopastrestorresnos.. Y le pone cuatro, y iba: - Ni.. tan.. to.. ni.. de.. e.. llo..

Page 91
  MUSEO DEL JUEGO  
EL GALLO CAPON
Era un gallo cap��n que le echaron -no le quer��a ninguna gallina- y se fu�� por ah�� por los mundos de Dios, y llega a un molino y hab��a un gallinero: - Ca ca ca ca ca ca, ��breme, ��breme. - Que que que no: - Co co co co co co co, ��breme que soy cap��n. - Po po po po po por eso no te abrimos.
LA MARIPOSITA
Esto era una mariposita que estaba barriendo su tejadito y se encontr�� un ochavo. Y dec��a: - ¿En qu�� me lo gastar��? ¿En qu�� me lo gastar��? ¿En caramelitos? No, no, que me llamar��n golosa. ¿En almendritas? No, no, que me llamar��n tragona. En un lacito para el pelo y estar�� muy linda y hermosa. Se compr�� un lacito, selo puso en el pelo y estaba muy linda y hermosa y se puso a la puerta para ver si buscaba novio. Entonces vino un perro y la dice: - Huy, mariposita, qu�� guapa est��s. - Hago bien, que t�� me lo das. - ¿Te quieres casar conmigo?

Page 92
  MUSEO DEL JUEGO  
- Y cuando tengamos hijitos, ¿c��mo los vas a llamar? Guau, guau. No, no, que me los morder��s. Entonces pasa un gato y: Entonces vino un perro y la dice: - Huy, mariposita, qu�� guapa est��s. - Hago bien, que t�� me lo das. - ¿Te quieres casar conmigo? - Y cuando tengamos hijitos, ¿c��mo los vas a llamar? - Miau, miau. No, no, que me les arruñar��s. Y entonces pasa un rat��n y dice: Entonces vino un perro y la dice: - Huy, mariposita, qu�� guapa est��s. - Hago bien, que t�� me lo das. - ¿Te quieres casar conmigo? - Y cuando tengamos hijitos, ¿c��mo los vas a llamar? -Iii, iii, iii. - Ay, s��, s��, que me los arrullar��s. Entonces se casaron. Fueron las bodas, la mariposita se visti�� de blanco, toda muy guapa, y era s��bado. Al d��a siguiente fue domingo y la mariposita le dej�� al ratoncito en la cama y le dijo:

Page 93
  MUSEO DEL JUEGO  
- Yo me voy a misa. No te levantes no te vaya a comer un gato, ni te asomes a la olla no te vayas a caer. Bueno; ya se march�� a misa y el ratoncito estaba tan a gusto, pero dijo: - Huy, no se vaya a quemar la olla y se cay��. Entonces viene la mariposita de misa, le busca por todas partes: - Ratoncito P��rez, ¿d��nde est��s? Y no aparec��a. Y ya: - Pues bueno; me pondr�� a comer. Y cuando fue a abrir la olla se encontr�� a su Ratoncito P��rez en... claro, pues cocido. Y entonces se puso a llorar a la puerta: - Ay, porque el ratoncito se ha ca��so a la olla, y yo, mariposita, le gime y le llora. Y viene un pajarito, y dice: - Mariposita, ¿por qu�� lloras? - Porque el ratoncito se cay�� a la olla y la mariposita le gime y le llora: Y dice: - Pues yo, como pajarito, me corto el piquito. Entonces iba volando sin piquito y le vi�� una palomita. Dice: - Pajarito, ¿c��mo vienes sin piquito?

Page 94
  MUSEO DEL JUEGO  
- Porque el ratoncito se cay�� a la olla, la mariposita le gime y le llora, y yo como pajarito me cort�� el piquito. Dice: - Y yo, como palomita, me corto la colita. Y fue volando hasta el palomar. Lleg�� el palomar y le dice el palo - Huy, palomita, ¿c��mo vienes sin colita? Porque el ratoncito se cay�� a la olla, la mariposita le gime y le llora, el p��jaro se cot�� el piquito, y yo, como palomita, me corto la colita. - Pues yo como palomar, me echo a rodar. Y se ech�� a rodar, a rodar, a rodar, y lleg�� donde el r��o. Y le dice el r��o: - Huy palomar, ¿c��mo vienes tan rodando? Porque el ratoncito se cay�� a la olla, la mariposita le gime y le llora, el pajarito se cort�� el piquito, la palomita se cort�� la colita, y yo, como palomar, me ech�� a rodar. Dice: - Pues yo como r��o me seco y no cr��o. Y se sec�� y no cri��. Entonces llegan las doncellitas del rey con las cantarillas a por agua al r��o. Dice: - Huy, r��o, ¿c��mo no traes agua? Porque el ratoncito se cay�� a la olla, la mariposita le gime

Page 95
  MUSEO DEL JUEGO  
y le llora, el pajarito se cort�� el piquito, la palomita se cort�� la colita, el palomar se ech�� a rodar, el r��o seco y no cri��, pues nosotras, como doncellitas rompemos nuestras cantarillitas. - Pues yo, como rey, me echo a correr. Se ech�� a correr, a correr, a correr, y lleg��, y lleg�� donde un fraile. Y dice el fraile: - Huy, rey, ¿c��mo vienes tan corriendo? Dice: Porque el ratoncito se cay�� a la olla, la mariposita le gime y le llora, el pajarito se cort�� el piquito, la palomita se cort�� la colita, el palomar se ech�� a rodar, el r��o seco y no cri��, mis doncellitas rompieron sus cantarillas, pues yo, como rey, me echo a correr. Dice: Pues yo, como fraile, me cojo las castañuelas y me voy al baile.
JESUS DE NAZARENO
Era una señora que era muy beata; no que fuera religiosa, sino muy beata. Iba todos los d��as a Jes��s Nazareno: - Ay, Jes��s de Nazareno, ¿qu�� te pedir�� yo? Ay, Jes��s de Nazareno, yo te quer��a dar... Que me has concedido no se qu��... - Voy a ver que pide esa beata.

Page 96
  MUSEO DEL JUEGO  
Y se mete detr��s de Jes��s de Nazareno; y dice la beata: - Ay, Jes��s de Nazareno; - ¿Qu�� quieres? (Dice el Sacrist��n) - Que venga por mi casa. - Pues si me pones buena cena, voy. Dice ella: - Pues s��. Y ya, se fue la mujer a casa; estuvo planchando las manteler��as y dice a su marido: - Que va a venir Jes��s de Nazareno esta noche a cenar a casa. Prepara la mesa, la cena y todo y dice: - Prepara buena leña ah��. Y va el marido y se sali��: - Yo no; yo no quiero nada. Y viene: Tan, tan. - ¿Qui��n? Jes��s de Nazareno, que viene a cenar. Le abre la puerta y pasa; y el sacrist��n poni��ndose implao. Cuando llaman a la puerta y dice: - ¿Qui��n? - La Virgen pura que viene a buscar a Jes��s de Nazareno.

Page 97
  MUSEO DEL JUEGO  
- No abra usted. Y dice: - Hombre, ¿c��mo no voy a abrir a la Virgen? Viene el marido con el manto de la Virgen y un palo, y empieza a dar de palos al sacrist��n, y el sacrist��n corriendo por todo el pueblo. Y dicen unos que ven��an: - Oiga, señor. ¿Sabe ust�� d��nde venden leña? Y dice: - La Virgen pura viene reparti��ndola
LAS BRUJAS Y EL CHEPOSO
Este era un cheposo que se encontr�� con un amigo que hab��a sido cheposo tambi��n: - Hombre, ¿pues c��mo est��s que no tienes chepa? Dice: - Anda, ¿pero no lo sabes? Es que he ido al pa��s de las grullas y me la han quitao. T�� vete andando mucho, mucho, mucho por este camino y ya llegar��s. Y el otro pobre qe ten��a muchas ganas de no tener chepa, pues andando andando lleg�� al pa��s de las grullas y se sent�� all�� a la orillas de un arroyo que hab��a y dice: - Bueno, pues esperar�� aqu�� haber que pasa...

Page 98
  MUSEO DEL JUEGO  
Y de repente se oye una voz que dice: - Lunes y martes y mi��rcoles tres, jueves y viernes y s��bado seis, la joroba de ��ste p��nsela a aqu��l. Y entonces vinieron una manda de grullas muy grande y empezaron a picotearlela giba y se la llevaron y le dejaron sin giba. Pero ��l se encontraba que no estaba demasiado limada. Y dice: - Caray, han sido ��lunes y martes y mi��rcoles tres, jueves y viernexs y s��abado seis��, y ¿si yo dijera ��y domingo siete��?; pues Y entonces empieza a gritar ¡Y domingo siete! ¡Y domingo siete! Y se oye una voz que dice: - La joroba de aqu��l pon��rsela a ��ste
PERICO EL DE LOS PALOTES
Esto era un señor que ten��a una hija muy tragona, muy tragona, y un d��a sela hab��a comido cinco empanadas, que hab��a hecho para la cena y se puso a gritar: - ¡Ay!, que mi hija se ha comido cinco empanadas, que mi hija se ha comido cinco empanadas... Y entra una anciana corriendo: - Que pasa el rey...

Page 99
  MUSEO DEL JUEGO  
Entonces cuando pasaba la corte del rey por los pueblos, pues toda la gente ten��a que salir a verle para aclarmarle y todo eso: y entonces ella dice: - Ay, ¿que hago yo ahora? porque la hab��a o��do vocear.Y dec��a el rey: - Aqu�� hay una señora que est�� loca o qu�� pasa? Entonces dice: - No, que va, es que mi hija se ha hilado cinco madejas. Dice: - Ah, pues eso es lo que yo necesito, una niña que hile mucho, porque yo tengo muchas madejas para hilar. M��ndemela a palacio que tiene que hilarme. Entonces, la señora toda sustada: - Ay, qu�� har�� yo,Dios m��o; pero si no sabe hilar... La mujer se march�� a casa, y la niña lloraba all�� en una habitaci��n que la hab��an puesto en palacio con un mont��n de lana para hilar, con muchos vellones. La pobrecita llorando y entr�� por la ventana un enanito y la dice: - ¿Qu�� te pasa? ¿Por qu�� lloras? Se lo cont�� todo. Y dice: - Mira, no te preocupes que yo te voy a ayudar a todo. Me llevo la lana

Page 100
  MUSEO DEL JUEGO  
y te traigo hiladas cinco madejast��s los d��as: pero cuando termine de hilarte todo este mont��n, me dar��s lo que yo te pida. Dice: - Bueno, yo te dar�� lo que t�� quieras. Entonces, todos los d��as lo hilaba. Lo llevaba al rey y todos tan contentos. Y cuando ya le quedaba muy poco, dice: - Bueno, ¿qu�� me vas a pedir?, porque no hemos hablao desto. Dice: - Pues te voy a pedir que sepas mi nombre y si lo sabes no te pedir�� nada. Y los ��ltimos d��as le dec��a qu�� se��yo de nombres... - Te llamas Juan , te llamas Pedro... No se llamaba de ninguna manera. Entonces lleg�� una vecina un buen d��a a hablar con su madre y dice: - Hija, me ha pasao una cosa m��s curiosa... Iba por leña al monte, y en el tronco de un ��rbol sent�� que hab��a un rueca. Me acerqu��, -dice- claro, ��l no me vi��, y hab��a un enano hilando, -dice- y estaba cantando: ��Yo no tengo nombre ni tengo motes, que me llaman Perico de los Palotes��.

Page 101
  MUSEO DEL JUEGO  
Entonces la madre dice: - Ay, gracias Dios m��o. Es lo que yo quer��a saber. Se fue corriendo y se lo dijo a la hija. Entonces, cuando lleg�� el enanito -que ya no le quedaba nada- empez�� por los otros nombres: - Te llamas esto, te llamas lo otro... - No, no, no... Ay, el enano daba saltos de alegr��a. - Que no, que no me llamo as��. - Pues te llamas Perico de los Palotes. Y entonces ¡aaahhh! se puso todo furioso, todo furioso, se march�� y andando. Color��n colorado, este cuento se ha acabado.
EL CURA Y EL VOLATINERO
Era un saltimbanqui que se fue a confesar y dice: - Tengo tantos pecados y esto y lo otro. - Pues, ¿qu�� es usted? -Dice el cura- - Saltimbanqui. - Hombre, ¿c��mo va a ser usted saltimbanqui? Y dice: - ¿Qui�� ust�� probar? Se levanta del confesonario y se da tres o cuatro volteretas,

Page 102
  MUSEO DEL JUEGO  
y hab��a una vieja all�� esperando y se arrima y dice: - Don Fulano, yo no vengo hasta mañana porque no he tra��so pantalones. Se cre��a que la penitencia era dar voltinetas.
EL TIO PELOSTUERTOS
Pelos Tuertos ten��a un huerto. El huerto de Pelos Tuertos quedaba junto al cementerio. Y en el huerto de Pelos Tuertos hab��a una higuera que daba los m��s dulces higos de todo el pueblo. Subi��ndose a la tapia del cementerio se llegaba a los higos de Pelos Tuertos. Por eso los muchachos, las noches de verano, se com��an los higos de la higuera del huerto subidos a la tapia del Pelos Tuertos. Pelos Tuertos se enfadaba, y escup��a maldiciones como un demonio cuando por la mañana echaba en falta los higos de la higuera de su huerto. Hasta que un d��a decidi�� vigilarla todas la noches. Bajo la gran higuera, con una manta, Pelos Tuertos dorm��a con un ojo cerrado y el otro abierto. Los muchachos del pueblo no se atrev��an a escalar las paredes del cementerio porque era famosa la mala uva del Pelos Tuertos: ��¡Le rompo la cabeza a quien coja un higo, ya sea el hijo del alcalde o el de un vecino!��

Page 103
  MUSEO DEL JUEGO  
Hasta que un d��a, mejor dicho una noche que no hab��a luna, los chiquillos del pueblo se decidieron a gastarle una broma. En silencio llegaron al cementerio, y a la chita callando se acercaron al muro que daba al huerto. Se echaron una s��bana por la cabeza y cada uno encendi�� una velilla. Treparon por el muro. Pelos Tuertos roncaba bajo la higuera. Poniendo voces terribles de almas en pena, y moviendo en el aire las candelillas, desde lo alto del muro lo despertaron: ¡Cuando est��bamos vivos, ven��amos a coger higos, y ahora que estamos muertos venimos a por Pelos Tuertos! El Pelos Tuertos corr��a como alma que lleva el diablo, y nunca m��s quiso averiguar qui��n se zampaba sus higos las noches de verano desde la tapia del cementerio". Era un señor que ten��a un huerto en Villardefrades, y ten��a dos higueras, y el hombre, pues nunca probaba los higos. Y le daban guerra en la taberna: - Pero oye, qu�� buenos higos tienes. - Cago en tal, si yo no los pruebo... Me los comen antes que los

Page 104
  MUSEO DEL JUEGO  
quiera probar... Y dice: Pero este año no va a ver qui��n se atreva. Voy a coger la escopeta cuando tengan la madurez, me meto debajo dela higuera yo y a ver qu�� pasa. Y al tiempo, le daban guerra ya: - Que ya van madurando. - Ah, ¿s��? Pues esta noche voy ya con la escopeta. Y van y se visten unos de marimantas, cogen una esquila, y se van al huerto a la noche. Y empiezan: - Antes, cuando eramos vivos ven��amos a esta higuera a comer higos. Y ahora que somos muertos venimos a por el T��o Pelostuertos. Tir�� la escopeta y corriendo debe estar todav��a.
PORRA DALE
Era una madre que ten��a tres hijos, y en los pueblos hab��a poco trabajo y eso, y dice el mayor: - Mire, deme la merienda que me voy a buscar trabajo. Y se march�� y no volv��a: y se va el del medio y no viene tampoco, y dice el pequeño:

Page 105
  MUSEO DEL JUEGO  
- Anda, anda, dame la comida que yo me voy tambi��n. Conque en medio se encuentra con una señora que dice: - ¿No me dar��s un poco de pan pa este niño? Y dice: - Tenga uste la merienda; no tengo ganas... Y a los otros tambi��n les hab��a encontrao pero no la hab��an dao nada y le hab��an preguntao ��Sabe d��nde hay trabajo?�� y hab��a dicho ��Pues en aquellas puertas blancas��; y al pequeño le dijo ��En las puertas negras��. Bueno, pues llega, llama a las puertas negras y sali�� San Pedro: - ¿Qu�� quieres? Dice: Vengo a buscar a mis hermanos y a ver si hab��a trabajo. Dice: - Pues s��, hijo aqu�� si quieres yo te doy trabajo, pero tus hermanos han llamado a las puertas blancas y est��n con los demonios que no hay quien les saque. Conque el chico era muy obediente; hac��a todas las cosas muy bien, y un d��a San Pedro le dice: - Oye, ¿No te gustar��a ir a casa a ver a tus padres? - Me gustar��a otra cosa mejor: soltar a mis hermanos.

Page 106
  MUSEO DEL JUEGO  
Y dice: - Es pronto, no podemos. Conque dice: - Anda, anda, vete a tus padres y pa otro viaje ya les llevar��s. Esp��rate que te voy a dar una cosa. - No, no; no cojo nada. - Toma esta mesa; na m��s que digas ��ponte mesa�� se llena de manjares la mesa. Pero cuando pares a misa en el pueblo de Tal, no digas a nadie que en la mesa pasa eso. Bueno, pues lleg�� el chico y la qued�� a la posadera. - Tenga mucho cuidao, que esta mesa na m��s decir ��ponte mesa�� se pone llena de manjares. Cuando se fue, lo primero que hizo la patrona fue decir: ��ponte mesa��; y se lleno de manjares. Le cambiaron la mesa, y el chico va a casa: - Ponte mesa. Ponte mesa... Y nada. - Ah, pues me voy otra vez. Conque se march��, pero no dijo nada a San Pedro. Na m��s: - Ya vengo. - ¿Ya has visto a tus padres? - S��.

Page 107
  MUSEO DEL JUEGO  
Est�� m��s tiempo y - Qu��, ¿ir��s a ver a tus padres ya? Y dice: - Yo quer��a que a ver si puede ser que suelta a mis hermanos. Y dice: - Es que como hay tantos demonios ah��... A ver si pa otro viaje hay menos demonios. Conque fue y dice: - Toma este burro. Vas a caballo en ��l, te paras a misa en Tal pueblo y luego te vas a casa. Pero no digas que este burro caga oro. Se le dec��a ��burro, caga��, y cagaba oro. Conque lleg�� y se lo dijo a la posadera, y na m��s irse a misa le cambiaron el burro. Bueno, pues ya va a casa y lo mismo de antes. - Bueno, pues me voy otra vez, y se lo voy a decir todo a San Pedro. Fue y estuvo ya trabajando y no se lo dec��a. Y dice: - No me digas nada, pero algo te ha pasao. - Que la mesa no hace nada y el burro tampoco. Y dice:

Page 108
  MUSEO DEL JUEGO  
- Ay, entonces te le han cambiao en la posada. Mira; a tus hermanos ya les he mandao por otro camino y ahora te ver��s t��. Pero te voy a regalar esta porra que na m��s decir ��porra dale��, empieza a dar palos a todos los que hay por ah��. Conque se para en el pueblo y se lo dice a la posadera, y na m��s irse a misa, por curiosidad dice: - Porra d��le. Y cuando vino de misa estaba to el pueblo lleno de palos y no dejaba. - Vamos, d��gala ust�� algo. No; si hasta que no me den la mesa y el burro no deja de dar palos... Y fue, le dieron la mesa y el burro y lleg�� a casa; y se pon��a a comer. Com��an todos y ten��an al burro que cagaba oro. Pero ya empez�� la autoridad que si hab��an robao o no hab��an robao, y, claro, tuvieron que ir a San Pedro. Y dijo: - Esto se lo d�� yo. Sus hermanos no lo hab��an merecido, pero este chico se lo ha merecido. Y color��n colorao.

Page 109
  MUSEO DEL JUEGO  
EL RATON DEL CAMPO
Era un rat��n de campo que estaba pasando un hambre... Y ya, se mete en una bodega; y el amo llevaba queso, chorizo y jam��n para merendar y lo met��a en una alacena que ten��a all��. Pero ��l hizo un agujero pol otro lao y se puso m��s gordo que ... Pero el hombre dijo: - Debe haber ratones. Voy a traer un gato. Meti�� un gato en la bodega y entraba y sal��a el gato cuando le parec��a. Pues el rat��n se sale por ah�� de paseo y se encuentra a uno: - Hola compañero. - Huy, como est��s de gordo... - ¿Y t��? Te vas a morir. ¡C��mo est��s de delgao! Vente conmigo; tengo un amo que me cuida muy bien: Me lleva queso, jam��n y de todo. Conque estuvieron venga a comer y juguetear los ratones. Dice: - Mira, estas son las cuevas, por si viene uno que llaman Candilejas, nos metemos pa aqu�� o pa aqu��. Conque fue un d��a Candilejas y salieron los dos corriendo y el otro se march��, pero ��ste ya hab��a engordado tanto que

Page 110
  MUSEO DEL JUEGO  
no cab��a pol agujero y se mete por detr��s. Y di�� el gato as�� con la zarpa y le baj�� el pellejo de los ojos as��n por encima. Y ya, sale otro d��a de paseo y se encuentran: - ¿C��mo te viniste sin decir nada? Anda, vamos; vente conmigo. Dice: - No, mejor quiero comer pajas de rastrojo que no verme con el pellejo encima los ojos. EL GALLO QUIRIC Este era un gallo muy presumido y le hab��an mandao una carta su t��o Perico, que se iba a casar y que le invitaba a la boda. El se puso todo guapo, se lav�� bien las plumitas y ya iba cantando por el camino tan contento pero de repente pues vi�� un muradal, y, claro, le tir�� la idea de picar en ��l y dec��a: - ¿Qu�� har�� yo? Si pico me mancho el pico y tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito... Pero pic��; pic��, y se manch�� el piquitoy se puso triste. Se lo limpi�� con unas hierbas y nada, no se le quitaba. Y iba todo triste, todo triste: - Ay, ay, que tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito... Y se encontr�� con una malva, y dice:

Page 111
  MUSEO DEL JUEGO  
- Malva, ¿no me podr��as limpiar el pico, que tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito? Y dice: - No quiero. - Bueno, pues me voy para all��. Se va andando todo triste, todo triste y se encontr�� a una oveja. Y dice: Oveja, come a malva, que malva no ha querido limpiarme el pico, y tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito. Dice: - No quiero. Bueno, pues me voy para all��. Iba andando, andando, andando y se encontr�� un lobo. - Lobo, come a oveja porque oveja no ha querido comer a malva y la malva no ha querido limpiarme el pico y tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito... Dice: - No quiero. Entonces va andando, andando, andando y se encuentra un palo, -Palo, pega al lobo, que el lobo no ha querido comer a oveja, oveja no ha querido comer a malva y malva no ha querido

Page 112
  MUSEO DEL JUEGO  
limpiarme el pico y tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito. - No quiero. - Bueno, pues me voy para all��. Sigue andando todo triste y se encuentra una lumbre. Dice: - Lumbre, quema al palo que el palo no ha querido pegar al lobo, el lobo no ha querido comer a oveja, oveja no ha querido comer a malva y malva no ha querido limpiarme el pico, que tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito... Dice: - No quiero. Entonces va m��s all��, m��s all��, m��s all�� y se encuentra un arroyo. - Agua, apaga la lumbre, que no ha querido quemar al palo, que el palo no ha querido pegar al lobo, el lobo no ha querido comer a oveja, oveja no ha querido comer a malva y la malva no ha querido limpiarme el pico, que tengo que ir a la boda de mi t��o Perico y tengo que ir muy limpito... - No quiero. Bueno, pues entonces me limpiar�� yo solo. Se agach�� el pobre a limpiarse el pico en el agua y ¡pam!, se cay��. Y la corriente le llevaba. Y vinieron las doncellitas de su t��o Perico a por agua pa hacer la comida, le vieron,

Page 113
  MUSEO DEL JUEGO  
le cogieron, le pelaron, le guisaron con arroz, y en las bodas de su t��o Perico el pobre gallito all�� termin��.
EL ZAGAL Y LOS FRAILES
Era un chico que cuidaba chivos, y estaba claro, en el campo, y llegan unos frailes andando y le dicen al chico ten��a cortao el pelo): - ¿De d��nde eres pel��n? - De la cabeza, señor. - D��, este camino ¿d��nde va? Y dice: - Este camino no va a ningun sitio; este camino est�� quieto. Dicen: - And��; con lo pequeño que es... si seguramente no sabr��s el padrenuestro... Y dice el chico: - Tampoco saben ustedes los dientes que tiene un chivo. Y ya los frailes, pues se marchan; y preguntaron en el pr��ximo pueblo que cu��ntos dientes ten��a un chivo y les dijeron que ten��an cuatro. Y a la vuelta, encuentran otra vez al zagalillo; y le preguntan: - D��, d�� qu�� ¿ya has aprendido el padrenuestro?

Page 114
  MUSEO DEL JUEGO  
- Ya les he dicho que cuando me digan ustedes los dientes que tiene un chivo les digo yo el padrenuestro. Y contestan los frailes: - Cuatro. Y dice el chico: -¡D��nde! ¿Arriba o abajo? Y como no sab��an que los chivos s��lo tienen dientes abajo se quedaron con las ganas de que les dijera el padrenuestro.
EL PRINCIPE RANA
Esto era un rey y una reina que ten��an una hija muy guapa. Entonces su pap��, el d��a de su cumpleaños la regal�� una bolita de oro y la dijo: - Ten mucho cuidado no la pierdas porque te traer�� mala suerte. Y la niña jugaba al pie del estanque con ella hasta que un d��a se la cay�� al estanque. Y empez�� a llorar: - Ay, mi padre, qu�� me har��... Entonces sali�� una rana y la dijo: - ¿Quieres tu bola? Si quieres tu bola me tienes que prometer que vas a estar conmigo toda la vida. Dormir��s conmigo, comer��s en mi mismo plato, ir��s de paseo, donde quiera que te presentes en la corte estar�� yo contigo y todo eso.

Page 115
  MUSEO DEL JUEGO  
Entonces la niña, como ten��a mucho miedo a su padre que era el rey, le dijo que s��. Y estuvo con la rana hasta que el rey se di�� cuenta y la pregunt�� que qu�� hab��a pasao. Y se lo cont��: que hab��a perdido la bola, hab��a salido la rana y lo dem��s. Entonces la niña ya se asque�� de la rana; de tanto con la rana en todos los sitios... y un d��a dijo: - Ya no quiero m��s rana. Cogi�� y la estamp�� as�� de un golpe contra la pared. Y entonces se volvi�� un pr��ncipe, y dijo: - Yo soy el pr��ncipe rana que est�� encantado en el estanque. Me has librao de donde estaba y me tengo que casar contigo pero te voy a castigar primero para que seas mejor y pierdas la soberbia que tienes. Y la niña se hizo mayor, y se cas�� y fueron felices y a nosotros nos dieron con el plato en las narices.

Page 116
  MUSEO DEL JUEGO  
PIEL DE ASNO
Era una princesa que era muy guapa, pero estaba todos los d��as mir��ndose al espejo y contempl��ndose: - Ay, que guapa soy... Era muy soberbia. Y un d��a que estaba mir��ndose al espejo se la present�� un hada y dijo: - Tienes que ser mejor de lo que eres, porque eres demasiado soberbia Y la princesa le ech�� de la casa: - Vete. Soy la m��s guapa de la corte y t�� no eres qui��n para decirme c��mo tengo que ser. Entonces dijo el hada: - Yo te voy a hacer para que no seas tan guapa. E hizo un nublado muy grande muy grande; empez�� a moverse todo y de repente la niña se qued�� muy fea. Tan fea que no sab��a que hacer; se tap�� la cara y se meti�� en casa, pero como no pod��a resistir que la gente la mirara se fue al bosque. Y se la present�� el hada y la dijo: - ¿Sabes qu�� vamos a hacer? Te vamos a echar una piel de asno por encima y te vas a dedicar a pastora; vas a estar con unas cabras en castigo a tu soberbia. Y andaba siempre por ah��, continuamente con las cabras, y le daba

Page 117
  MUSEO DEL JUEGO  
asco la gente, porque aunque se lavaba y se le quitaba, le volv��a a caer otra vez la piel nada m��s lavarse. Y ya, despu��s de mucho tiempo, como hab��a sufrido tanto, el hada le perdon��; y un d��a que estaba dormida al pie de un arroyo, de repente la alumbr�� una luz muy brillante y la despert�� y oy�� una voz que la dec��a que se mirara en el arroyo. Se mir�� y vi�� que la cara la ten��a guapa, porque hasta entonces la ten��a como quemada. Y dijo: - ¿Qu�� hago yo con la cara guapa si la piel de asno no me la puedo desprender? Cogi��, se bañ�� en el arroyo y se quit�� la piel de asno, y cuando sali�� fue a pon��rsela y estaba toda encogida y ya no se la pudo poner. Y color��n colorado que este cuento se ha acabad
LA RAPOSA Y LA CIGÜEÑA
Era una cig��eña y una raposa: - Te tengo que convidar; que es mi santo. Y fu�� la raposa y la convid�� a puchas. La convid��, y ella con el pico no pod��a comer y la raposa todo selo com��a. Y ya dice: - Bueno: ¿cuando es tu santo?, que me tienes que convidar. Y dice: - Ya pronto.

Page 118
  MUSEO DEL JUEGO  
Y fue la cig��eña y ech�� las puchas en un botijo, y met��a el pico; y la raposa mirando. No pod��a ni poco ni mucho ni nada. Conque dice la cig��eña: - Si vieras... voy a ir a una boda en el cielo. Y la raposa, como son as�� de listas y golosas: - Huy, como te envidio. Yo quisiera ir. Ll��vame. - ¿Y c��mo te voy a lllevar? - Montada. Se mont�� encima (de) la cig��eña y hala, hala. Y la raposa: - Pero ¿cuando llegamos? Que tengo mucha hambre... Dice: - Ahora. Mu��vete un poco, que me vas a caer... Se movi�� un poco; se volvi�� boca abajo y se cay�� la raposa. Y miraba pa abajo y hab��a una peña, y dec��a: - ¡Qu��tate peña que te parto!
PULGARCITO
Estos eran unos padres que ten��an siete hijos y uno era como el dedo pulgar; y resulta que no ten��an que comer, porque era leñador su padre, y dice:

Page 119
  MUSEO DEL JUEGO  
- ¿Vamos a ver morir a los hijos? No quisiera verles morir. Y dice la mujer: - Mira, mañana les llevamos al bosque y all�� les dejamos cuando est��n entretenidos. Y Pulgarcito lo oy��; y sali�� a la calle y se lleno los bolsillos de chinas, y al ir para all��, pues fue echando las chinas pol camino. Y seg��n les dejaron ya sus padres, todos lloraban menos ��l. ¿Por qu�� llor��is? - Porque se han marchao nuestros padres... - No os apur��is, que yo os llevar��. Y ya les llev��. Y llegaron a casa y estabn sus padres - Ay, porque les habr�� comido los lobos... Y contestaron: - No, madre, que estamos aqu�� a la puerta. Y ya volvieron otra vez a estar un poco de tiempo en casa. Pero dijeron los padres otra vez: - Hay que llevarles m��s lejos. Y les llevaron m��s lejos; pero el niño ya no encontr�� chinitas y el pan que les di�� su madre para marchar pues le fue regando pol camino. Pero el pan se le comieron los p��jaros y ya no encontraron el camino. Entonces vieron una luz y era la casa del ogro; y se fueron all��. Y dice:

Page 120
  MUSEO DEL JUEGO  
- Huy, nos refugie usted aqu��. - No, que esta es la casa del ogro y se come a todos los niños que est��n aqu��... - Pues nos oculte usted. Y les ocult�� debajo la cama. Y lleg�� el ogro y dice: - Me huele a carne fresca. - Hombre, no te extrañe: ah�� tienes cordero, tienes lechazo... - No, no, me huele a carne freca. Y ya, encontr�� a los niños: - Mira, d��meles bien de cenar esta noche, que menuda cena que voy a dar a mis amigos ogros. Y ya les di�� bien de cenar; pero Pulgarcito se fij�� que ten��an otros siete niños en la cama del lao y que ten��an gorros de tela y a ellos les pusieron gorros de papel. Entonces Pulgarcito se les cambi��. Ya cierta hora de la noche se levant�� el ogro les palp�� los gorros y a los que ten��an el de papel les mat��. A la mujer le mand�� que se levantara a prepararles y cuando lleg�� vi�� que eran sus hijos. - Ay, que has matado a nuestros hijos... Entonces el ogro se levant��, se puso las botas de cien leguas y se march�� a buscarles. Pero como era muy borracho, en medio el camino se ech�� a dormir y estaba durmiendo cerca de los niños.

Page 121
  MUSEO DEL JUEGO  
Pero los niños se dieron cuenta y entonces Pulgarcito le quit�� las botas y se las pusieron ellos. Y ya se marcharon; y el rey se enter�� que era un niño tan listo y le emple�� en palacio, y color��n colorete, por la chimenea sube un cohete. LOS CINCO CABRITOS Esta era una cabrita que ten��a cinco cabritos; y fue a buscar de comer para ellos. Y les dijo: - No abr��is a nadie; cuando venga yo, dir��: ��abridme, hijos m��os, que soy vuestra madre��. Y en esto, que el lobo lo estaba escuchando y al marchar la madre empez�� el lobo: - Abridme, hijos m��os, que soy vuestra madre. Y dicen: - No, que nuestra madre tiene la voz m��s fina. Entonces el lobo se tom�� unas yemas de huevo pa tener la voz m��s suave. Y fue y dice: - No, que nuestra madre tiene las patas blancas y t�� las ti��s negras. Y se fue a una panader��a y se unt�� toas las piernas de harina y lleg�� y no le dejaron tampoco: - No, que nuestra madre huele bien y t�� hueles mal. Y se fue y se di�� de colonia y les engañ��. Le abrieron la puerta y ¡Aum!, se comi�� a cuatro cabritos, y el otro se meti��

Page 122
  MUSEO DEL JUEGO  
en la caja del reloj. Y volvi�� su madre: - ¿D��nde est��is hijos mios? ¿D��nde est��is?. Dice: - A mis hermanos les ha llevao el lobo. - Y ¿d��nde est��? - Se ha ido y se ha echao. Conque cogieron las tijeras, un cordel y una aguja, y llegaron all��, le abrieron la barriga y salieron los cabritos. Y entonces le metieron piedras, y empez�� a decir el lobo: - Qu�� sed tengo... Qu�� sed tengo... Y fue y bebi�� agua. Y otra vez: - Huy, qu�� sed tengo... Y fue otra vez a beber agua y en esto que las piedras se le echaron pa delante y se ahog��. Y color��n colorete, por la chimenea sale un cohet LA NIÑA SIN BRAZOS Este era un rey que ten��a la mujer embarazada, y se form�� una guerra y tuvo que ir a la guerra. La suegra la quer��a muy mal y dijo al hijo que hab��a dao a luz una serpiente; y fue ella y la mand�� matar, y que la llevaran la lengua, los ojos y los brazos pero los soldaos la quer��an mucho porque era muy buena y cogieron a un perro y le sacaron los ojos y la lengua; y a ella la cortaron

Page 123
  MUSEO DEL JUEGO  
los brazos y la dejaron en un bosque. Y vi�� una lucecitta y fue all��, y dijo que si la daban albergue. La dijeron que s��, pero que ten��a que quedarse all�� de criada, y ella dijo que no, que como era una inv��lida que no pod��a. Y la dijeron: - Ust�� va a ir a por el agua a esta fuente. Y la ataron al c��ntaro y se fue a por agua; y meti�� los brazos en el agua como la mandaron, y se formaron los brazos. Y ya se qued�� all�� t�� el tiempo. Cuando vino el rey de la guerra ��l ten��a mucha pena. Y ya formaron una cacer��a y fueron por all��; y vieron a un ciervo y fueron detr��s. Llegaron a la casa y dijeron si les daban albergue y dijeron que s��, pero que s��lo hab��a unos huevecitos que pon��an unas aves que ten��an. Y dijeron que no les importaba; iba ��l y un hermano. Y ��l al entrar la conoci��; y dijo: - Esa es mi mujer. Y el hermano: - No seas tonto... Pero ella se puso a hilar, y dec��a: - Hiladito, cu��ntame tu vida que yo te contar�� la m��a. Y dec��a: - Fui sembrado, fui cortado y ahora soy hilado. Y ella dec��a:

Page 124
  MUSEO DEL JUEGO  
- Yo soy la mujer de un rey; mi suegra me quer��a muy mal, y mi marido tuvo que ir a la guerra; y ella dijo que hab��a dao a luz a una serpiente y me mand�� matar. Pero el soldao era muy bueno; tuvo compasi��n de m��; cogi�� a su perro, le quit�� la lengua y los ojos y a m�� me cort�� los brazos. Llegu�� aqu�� y esta señora me mand�� que fuera a la fuente y me salieron los brazos. Y dec��a ��l: - ¿Ves c��mo es mi mujer? Y el otro: - Que no, no seas tonto... - Que es mi mujer. Y ya, sali�� el niño y cuando estaban comiendo se abraz�� a su padre. Y dice: - Este es mi padre; y este es mi t��o. Y ella fue y le cogi��; y dijo: - No seas tonto, que ni es tu padre ni es tu t��o. Y fue la Virgen -como era la Virgen- y dijo: - ¡Ese es su padre y ese es su tio! As�� que ust�� ahora se va para casa y se va con su marido, y el niño con su t��o!. Y ya, formaron una fiesta muy grande, y a ese soldao que la hab��a salvao la vida le dieron mucho dinero y a la suegra la desterraron y ellos ya vivieron muy felice

Page 125
  MUSEO DEL JUEGO  
EL SASTRE Y LAS GUINDAS
Siempre hab��a un sastre pa tres o cuatro pueblos y ten��an la costumbre de convidarle a las bodas. Fue a tomar medida a la novia y a llevarle la tela y le dijeron: - Pues pa tal d��a es la boda. Conque lleg�� el d��a, y era a cinco Kil��metros, y dijo: - Pues me voy a pie. Y por el camino hab��a pasao un señor con cerezas, y se ve que se le hab��a ca��do la carga de guindas y cerezas y, al cogerlas no ech�� todas; y fue y comi��. Y dijo: - Qu�� buenas, pero si como guindas no voy a comer luego en la boda. Y fue y las me��. Pues llega al pueblo, entrega el sastre y dice: - Pues mire ust��, se ha puesto la novia mala, y hasta otro s��bado por lo menos no se casa. Ya le avisaremos a ust��. Se volvi�� con las tripas vac��as y lleg�� a las guindas; e iba diciendo: - Esta no est�� meada; esta tampoco... Y se comi�� todas.

Page 126
  MUSEO DEL JUEGO  
CABECITA DE AJO
Hace muchos años viv��a en un pueblo un matrimonio que ten��a un hijo y era tan pequeñito, tan pequeñito, que ten��a la cabeza como una cabeceita de ajos, y claro, le llamaban ��cabecita de ajos��. Entonces, su padre trabajaba en una tierra de un señor que ya no me acuerdo como se llamaba y araba la tierra con una pareja de bueyes. Entonces, hab��a que llevarle la comida porque no le daba tiempo a venir a comer a casa, y se la ten��a que llevar al niño; y era tan pequeñito,que su madre le met��a en una oreja del burro, le ataba la comida en la oreja del burro y ya iba a llevarle la comida a su padre. Y por el camino, seg��n iba, se encontr�� con los que hab��an robado y dijeron: -Vamos a ver si cogemos este burro, que viene solo. Pero el niño le pellizc�� dentro de la oreja y el burro se ech�� a correr. Lleg�� a la tierra donde trabajaba su padre y el niño pues quer��a ayudarle mientras que su padre com��a: -¿Quieres que mientras t�� comas yo are, padre? - No, hijo, que te caga el buey pinto y te tapa.

Page 127
  MUSEO DEL JUEGO  
- Que no, padre, que no. - Bueno; pues ara. Entoncces se puso a arar el niño y justo: Cag�� el buey pinto y le tap��. - Ay padre, que ha cagao el buey pinto y me ha tapao. Fue el padre y le destap��, y ya, termin�� el padre de comer y se volvi�� para casa. Y el niño, por el camino, dice: - Voy a ver si encuentro esos ladrones y les puedo coger lo que llevaban. Pues justo; hab��a una casa deshabitada en el monte y all�� es donde se repart��an lo que robaban. Entonces el niño se puso en la puerta y estaba haci��ndose el reparto: - Pa t��, pa m��; pa m��, pa t��; pa t��, pa m��; pa m�� pa t��. Y el niño desde la puerta dec��a: - ¿Y para m��?. Y los ladrones: - ¿Pues qui��n ser�� esto? Entonces el burro di�� una patada muy grande en la puerta y los ladrones que cre��an que era la Justicia que iba a por ellos se marcharon por la puerta de atr��s y dejaron todo all��. Y el niño, pues se carg�� con todo y se lo llev�� al pueblo. Pero entonces, los ladrones, dijeron que ten��an

Page 128
  MUSEO DEL JUEGO  
que recuperarlo, y dijo al caporal de ellos: - Mira, yo me vestir�� de pordiosero e ir�� a pedir una jarra de agua por el pueblo; pues all�� tienen que tener todo. Y justo. Lleg�� a una puerta y nada; lleg�� a otra, y nada; lleg�� a otra y: - Ay, por favor, una jarrita de agua... Y le sacaron la jarra que ellos ten��an. Y dijo ��l: - Justo; este es el sitio. Esta noche vendremos a recuperarlo y vendremos por el tejado para que no nos vean. Y el niño que estaba all��, pues lo oy��, pero como a ��l no le ve��an... Y entonces por la noche dijo: - Padre, madre, acostaros; no os preocupeis que yo me quedo aqu��. Y se qued�� debajo de la chimenea y cogi�� una garia. Y vinieron ya los ladrones. Y entonces iba a entrar uno por la chimenea y dec��a: - Que meto una pata... Y dec��a Cabecita de Ajo desde dentro: - M��tela, m��tela... - Que meto la otra... -M��tela, m��tela... - Que meto un brazo... - M��tele, m��tele...

Page 129
  MUSEO DEL JUEGO  
-Que meto todo... - M��telo. Y cuando iba a caer ya, el niño con la garia le picaba, y - Ay, que me quemo, que me abraso. Y sal��a todo picao; y llegaba otro, y lo mismo. Entonces dijo el caporal: - Iros para all��, que no valeis para nada. Voy a entrar yo. Entonces entr�� el caporal, y justo, le pas�� lo mismo. Entonces vieron que no se lo pod��an llevar y se marcharon, y el niño se qued�� con todo. Se lo entregaron a la Justicia del pueblo y, color��n, colorado; aqu�� paz y all�� gloria. BIBLIOGRAFÍA:
www.fundiaz.net www.pacomova.eresmas.net
www.musica.com  
Cien temas infantiles (caja con 5 LPs y folleto) Fonomusic,, 1985. Joaqu��n D��az Disco de vinilo
BIBLIOGRAFÍA DE ILUSTRACIONES
Ilustraci��n Nº 1 (Portada):
http://www.google.es/imgres?imgurl=http://2.bp.blogspot.com/_EaD9fRI0 RsM/S-L_XrzPR9I/AAAAAAAATSM/V5ch_jn48QI/s1600/musica-canciones- infantiles.jpg
Ilustraci��n Nº 2:
http://www.google.es/imgres?imgurl=http://2.bp.blogspot.com/_tIQTcTlpj

Page 130
  MUSEO DEL JUEGO  
WY/S_xWI- GwhbI/AAAAAAAAACI/sm_j8tDXe84/s1600/patio.jpg&imgrefurl=http://edui
Ilustraci��n Nº 3:
http://www.google.es/imgres?imgurl=http://www.phpwebquest.org/newph p/user_image/ibqtbd265733.jpg&imgrefurl=http://www.phpwebquest.org/n ewphp/webques
Ilustraci��n Nº 4:
http://www.google.es/imgres?imgurl=http://www.cuentosjunior.com/imgs/ cuentos.jpg&imgrefurl=http://www.cuentosjunior.com/&usg=__OqKwhLqPr Stf8u5EbtEMvT52Je8=&h=220&w
Ilustraci��n Nº 5:
http://www.google.es/imgres?imgurl=http://asunromacho.files.wordpress.c om/2010/11/cuentos2.jpg&imgrefurl=http://asunromacho.wordpress.com/c ategory/cuentos-infantiles/&usg=__2
Search more related documents:CANCIONES INFANTILES COPIA
Download Document:CANCIONES INFANTILES COPIA

Set Home | Add to Favorites

All Rights Reserved Powered by Free Document Search and Download

Copyright © 2011
This site does not host pdf,doc,ppt,xls,rtf,txt files all document are the property of their respective owners. complaint#nuokui.com
TOP